viernes, 2 de noviembre de 2007

Sentencia

Salió la sentencia del 11 M y, como cabía esperar, apenas ha cambiado nada. Nunca esperé grandes cosas. He dicho alguna vez que no sé que hubiera sentido si uno de mis familiares hubiera sido uno de los afectados en los atentado. Por eso no me atrevo a juzgar a quienes dicen que recurrirán la sentencia o a quienes aseguran que les parecen blandas. Sólo ellos tienen el derecho a opinar cuando la sentencia les afecta tan de cerca y tan terriblemente.

Otra cosa es que unos y otros, desde el espacio político, hayan retomado los sucesos terribles de aquel 11 M para seguir vertiendo veneno y y dolor, insultos y descalificaciones. Sigue la orgía de las declaraciones de gentes del PP ante poniendo sus intereses electorales a cualquier deseo de justicia.

Tampoco es que me guste la actitud del PSOE, aunque reconozca que es bastante más comedida y razonable. ¿No sería mejor dejar que la Justicia siguiera su marcha y, si hay que continuar, se continúe sin esta terrible presión mediática, política?

No creo en el olvido. Siempre he creído en la memoria no para la venganza, sino para le enseñanza, para que no se repitan horrores como éste. Por eso no creo que haya que olvidar el 11 M, aunque sólo sea por respeto a quienes murieron aquella terrible mañana.

Pero necesitamos todos la calma, dejar pasar el tiempo, llorar a nuestros, a sus muertos y procurar que el mundo en el que vivimos sea un mundo más justo y bueno. Ha salido la sentencia. Algunos pasarán buena parte de su vida entre cuatro paredes. Es verdad que otros han sido absueltos. No sé si es justo. No soy un experto en leyes. Pero la sentencia parece razonada y razonable. Si alguno ha quedado sin el castigo que creíamos que se merecía, a través de los recursos puede que se corrija lo que aparentemente no está bien.

Lo triste es que, a juzgar por lo que estamos oyendo, el 11 M está sirviendo para dividir a la sociedad, con el inestimable apoyo de medios y políticos que buscan en un acto tan deleznable el caladero de sus votos y de sus ideologías. No ha traído la sentencia la paz. Ojalá que las verdaderas víctimas sí descansen en paz.

9 comentarios:

UB dijo...

A mí lo de que el PP haya dicho que seguirán investigando no sé si es para reír o para llorar. ¿Acaso hay alguna investigación más exhaustiva que la llevada a cabo por jueces y por los Cuerpos de Seguridad del Estado?

Margarita dijo...

en la mayoría de los casos la justicia no trae la paz.

Lorena de Tandil dijo...

Se dice que no existe el gobierno mundial...que lo más parecido a ello es la ONU...Me acuerdo cuando estudiaba a Hobbes y hablaba de la ausencia de un poder común que atemorice a todos y por ello la anarquía...A veces pienso que el terrorismo nos está gobernando a todos porque su dimensión nos llega a todos y a todo...Sin palabras...

Ana dijo...

Yo tampoco entiendo nada de leyes, pero sí tengo algo de sentido común y no me parece muy sensato (desgraciadamente, si común) que los autores intelectuales queden impunes. Son ellos quienes han estado gestando una masacre, quienes tienen los recursos para poder armarla otra vez. Los autores materiales son, al final y al cabo, los "pardillos" que se pringan... En fin, todo esto no pinta nada bien...
Saludos

Alicia dijo...

No somos jueces para poder decir si son o no son los autores intelectuales del 11-M. ¿quien lo sabe? ¿quien sabe nada? creo que la sentencia es bastante razonable. Aunque creo que sobre ella solo pueden opinar las victimas de aquel jueves de marzo.

Jor dijo...

Como dices, ojala las verdaderas víctmas si descansen en paz...

Gracias por el mail de la otra vez... y por agregarme a la lista...

Un abrazo desde el otro lado del charco...

Jorgelina

Eva Galve dijo...

La mayoría de su vida entre cuatro paredes?? Pero si lo máximo que pueden permanecer en la cárcel son 20 años! que siempre se ven reducidos por buena conducta...
De cuarenta y ocho mil y pico años son algunas condenas, no sé que se piensan poniendo esas condenas si luego los veremos andando por la calle otra vez.
Me gusta la última reflexión.

Sólo nos queda esperar para ver que pasará.

Un saludo, Eva Galve.

txilibrin dijo...

Yo creo que la sentencia es correcta, no puedo decir más porque no tengo ni las pruebas ni el suficiente conocimiento. Pero quiero pensar que se ha hecho justicia, no queda otra.

síl dijo...

estoy de acuerdo con margarita...
imagino que es difícil condemnar cosas que no han sido probadas, quiero pensar que ha sido lo más justa posible...
lo que más me entristece de todo esto, es el uso que se está haciendo, por todas las partes...


yo tampoco creo en el olvido... y creo en el poder de la memoria... pero sin rencor ni destrucción... bastante destruyeron ya...

saludos!