miércoles, 31 de octubre de 2007

Teta

A una mujer la han echado de un acto por intentar dar de mamar a su hijo de dos meses. Dicen que porque ofendía a los demás asistentes. Pobre mujer y pobre niño que escandalizan a las buenas personas. Escandaliza algo tan hermoso como la teta de una mujer que da de mamar a su niño.

Estamos locos. En una sociedad en la que en la tele, en los anuncios, en la calle se hace ostentación obscena de pechos operados, de pubis no tan angelicales, de calzoncillos de marca, de desnudos que buscan nuevas ventas..., en una sociedad en la que se cuentan sin pudor alguno escarceos y meneos urbi et orbe, en la que se hace un valor de las hazañas de alcoba o se cuenta tranquilamente el engaño, la estafa... se prohibe a una mujer algo tan natural como dar la teta a un niño.

Sociedad enferma en que escandaliza la belleza sencilla de un pecho materno y no escandaliza la agonía retransmitida en vivo y en directo de un niño hambriento, la sangre de una guerra, el dolor de la pobreza, las moscas que devoran la cara de un bebé abandonado a su suerte.

Cuando yo era pequeño, era natural que las mujeres, sentadas al sol en la tarde del pueblo sacar el pecho y dieran de mamar a sus niños. A nadie le parecía obsceno. Y hombre, mujeres y niños pasaban por allí y saludaban o preguntaban qué tal se criaba, qué tal comía, mientras miraban sin pecado y con todo el pudor del mundo a la madre ocupada en su tarea.

Hipócrita sociedad ésta que lava su conciencia prohibiendo lo natural y exaltando los amores de alcoba de una famosilla, la operación estética de cualquier personaje que sólo tiene como patrimonio unos pechos perfectos y un cerebro vacío.

20 comentarios:

Margarida dijo...

Hostia! Vamos bien...! No será por la de tetas que hay ya en los anuncios de CUALQUIER COSA. Es contraproducente, por un lado tanta libertad y tanto escándalo...y por otro tanto pudor...¡no lo entiendo!. Besos, Rodolfo.

síl dijo...

Increíble!!!
Si hoy en día parece que no se es nadie si no vas enseñando teta por ahí! Realmente, somos tan hipócritas?
besos

pd. de qué era el acto?

txilibrin dijo...

Yo que hoy iba a salir desnuda en Halloween, menos mal que he leído esto antes, jajaja.

De todos modos, la gente es muy "progre" para lo que quiere...

Por curiosidad, ¿qué clase de acto era?

Ana dijo...

Todavía hay gente-hombres en la gran mayoría de los casos, por no decir todos- que dicen que les incomoda ver a una mujer alimentar a su crío...Hipocresía, doble moral, estupidez.
Rodolfo, mejor pon tú los adjetivos, que haces de la crítica un arte (perdón por tutearte, es que eres parte de mi día a día.

Eva Galve dijo...

Te aplaudo. Totalmente de acuerdo.
Si tuvieran que echar de los actos, bares... ¿Qué sacarían en los programas de TV? No tendrían nada de que hablar. Parece que vivamos en el mundo del revés, "había una vez un lobito bueno al que maltrataban todos los corderos".

A ver si esta noticia la sacan los medios, estaremos atentos.

Un saludo, Eva Galve.

Lorena B (Tandil - Bs. As.- Argentina) dijo...

Realmente inaudito...una bestialiodad...cuánta insensibilidad...qué falta de tacto...Qué pasa que ya no reflexionamos siquiera lo que hacemos y herimos...robamos...matamos...nuestro propio ser...y el de aquellos...y por no soportar a aquellos que hablan y obran con libertad y naturalidad le repudiamos y castigamos...será que vemos en el otro lo queremos ser y no podemos?...Beso Grande Rodolfo!

UB dijo...

¿Te refieres a lo del Museo del Prado? Realmente no creo que nadie se vaya escandalizar por ver una mujer amamantando, sin embargo creo que hay un espacio específico para ello. También puedo ver a una persona que tiene una urgencia biológica hacer sus necesidades en plena calle y tampoco me escandalizo, pero si todo el mundo hiciera lo mismo...

Inma dijo...

Pues como el acto no hubiera sido sobre 'la importancia de la vaca lechera en la sociedad actual', y por competencia desleal con la susodicha, se hubiera tenido que llegar a ese extremo, la verdad, no lo entiendo;).
Es cierto, se prohíbe lo natural con una naturalidad pasmosa (tal es el caso también de que en las próximas olimpiadas en China se va a prohibir que el público asistente pueda besarse, -no vaya a ser que mientras se bate un récord, ellos sigan batiendo el de natalidad-). Y en cambio lo que verdaderamente debería escandalizar, quizá por esa misma naturalidad con la que se muestra diariamente, ya no escandaliza a nadie. Vivimos en una sociedad aséptica, alejada de su propia esencia. ¿Habrá algo más humano, primitivo y hermoso que ver a una madre dándole de mamar a su niño?
Y si fue en el Museo del Prado, solamente comentar que Van Gogh dijo: “Prefiero pintar los ojos de los hombres a pintar catedrales, porque hay algo en los ojos de los hombres que no existe en las catedrales, por majestuosas e imponentes que éstas sean...”. Es decir, de nada sirve apreciar la composición y temática de un lienzo si luego nos va a escandalizar la reproducción del mismo a escala real. Quizá el lugar más adecuado para dar de mamar a su niño hubiera sido subirse a un pedestal, quién sabe, igual y hasta a los que les molestaba su presencia hubieran pujado por llevársela a casa.
Besos.

Brenda dijo...

Sí,me pareció muy hipócrita. Además que estaban en una sesión de cuentacuentos para niños!

Hace un par de horas vi a un niño de dos años regordote disfrazado de calabaza y se me cayó la baba..

Eclipse dijo...

No hay mucho más que decir... ya lo ha dicho rodolfo y los comentaristas de esta hermosa casa que visito a diario. Qué gran paradoja esta del asombro. A mi me asombran esas cosas que actualmente se dan por normales, que pasan a las cuatro de la tarde en canal abierto por TV, sin tener en cuenta de que hay niños mirando. Todo eso que se toma con naturalidad a mí me asombra. A veces pienso que a mis escasos 19 años tengo un poco de alma vieja, pero si es así para poder darme cuenta de lo malo que esto es, lo prefiero.
La capacidad de asombro es una cuestión importante en la vida del ser humano. Hace que nuestra mirada hacia el mundo sea el punto de partida para descubrir horizontes nuevos, es punto de partida de la ceatividad, es una mirada desalienante. Bendita sea. El asombro frente a ese hecho natural debería ser el de descubrir un milagro en lo sencillo, en ese acto primitivo y solemne que habla de amor y nos refiere a nuestra propia naturaleza de bicho humano.
El asombro que me producen esos escandalosos usos y desusos del cuerpo en público, que se constituye como un bombardeo masivo en contra de esa otra naturaleza, también me abre un horizonte. Me hace cuestionarme un montón de cosas, me incita a buscar caminos nuevos.
Pobre del que queda impasible frente a cualquiera de las dos experiencias... Coincido con esta hipocresía que ronda. No me queda otra que cuestionar todas estas cosas que ustedes también cuestionan, pero a su vez vivir sintiendo esa dignidad de poder asombrarme y despegarme del ojo común que hace la vista gorda.

Cata dijo...

y si son de silicona, qué! mi plata me ha costado... son mías, yo las pagué.

Abril dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Abril dijo...

Querido Rodolfo:
Cuanto tiempo sin pasar por aqui y usted sigue igual que siempre, haciendo amigos.Desconozco si nuestro buen amigo Rouco tendra algo que ver con esta ola de insensatez, pero tiene toda la pinta.
Mi madre siempre me dió el pecho en cualquier sitio y no recuerdo que nos echaran a las dos por indecentes.
El caso es que cada día somos mas intolerantes y mas intransigentes y lo mas triste de todo es que es por cosas que ni nos van ni nos vienen, cuento menos nos ocupemos de lo nuestro mejor.
Pero pasar por aqui me reconforta el alma y me reconcilia con la vida.

Gracias por seguir aqui.

Un abrazo

Abril dijo...

Querido Rodolfo:
Cuanto tiempo sin pasar por aqui y usted sigue igual que siempre, haciendo amigos.Desconozco si nuestro buen amigo Rouco tendra algo que ver con esta ola de insensatez, pero tiene toda la pinta.
Mi madre siempre me dió el pecho en cualquier sitio y no recuerdo que nos echaran a las dos por indecentes.
El caso es que cada día somos mas intolerantes y mas intransigentes y lo mas triste de todo es que es por cosas que ni nos van ni nos vienen, cuento menos nos ocupemos de lo nuestro mejor.
Pero pasar por aqui me reconforta el alma y me reconcilia con la vida.

Gracias por seguir aqui.

Un abrazo

yraya dijo...

Despropósitos más despropósitos, puaf, cuanta mente calenturienta hay por ahí o ¿es necedad?

Saludos

Cecis ... funámbula dijo...

Brillante...una vez mas....con una claridad admirable....

yo mismo dijo...

en realidad no entiendo porqué se escandaliza tanto la gente, a mí no me parece tan descabellado que un bebé tome el pecho de su madre cuando le es necesario. y creo que no es tan escandaloso... escandaloso es que a alguien le resulte obscena una cosa tan natural en medio de una sociedad tan artificial e hipócrita, como tú dices.

aunque quizá éste sea el punto de vista del que aún puede desconectar y rodearse de naturaleza, descontaminarse de la ciudad, a veces absurda.

joRdiX dijo...

A todos ellos les diría que leyeran a Ramón Gómez de la Serna y su libro Senos. Todo no es más que incultura vestida de pudor mal entendido. "Los viejos profesores injustos, pero humanos, tienen muy en cuenta para los sobresalientes el encanto más o menos grande de los senos de las niñas del Conservatorio, senos con un lacito en el pezón." Para que Rouco me acabe de excolmulgar. Vivan las greguerias de de la Serna.

Gastón Martorelli dijo...

Cuando era chico, mi mamá decía que para estos tiempos las cosas iban a cambiar, no iba a haber tanta "hipocresía barata", como se dice en Argentina...

Lamento comunicar que mi vieja se equivocó...

Por si no te acordás de mí, soy Gastón, el del blog cuarto menguante.

Quería decirte que me abrí otro, este es de cuentos...me gustaría que pases y me cuentes que te parece...

No te robo más tiempo...
Abrazo fuerte
Gastón

PD: muchas gracias por poner a mi blog en favoritos...

Anónimo dijo...

Creo recordar que fue en sede de la soberania popular donde una diputada en funciones materno-parlamentarias, con la belleza plastica que resulta del acontecimiento, daba de alimentar a su retoño. Creo que era Nines Maestro.Es una burla y un escarnio quien aparandose en criterios higienico-reglamentista desaloja a una madre de sus funciones propias, con el unico fin de mantener un orden estetico-moralino recientemente inagurado.
!Vivan las madres que nos han parido y alimentado!