lunes, 29 de octubre de 2007

Nuevos beatos

La Iglesia consagra a nuevos beatos de la Guerra Civil


Tenemos ya más santos que estrellas en el cielo

Y los viejos demonios de la historia están vivos.

El infierno es espacio donde se oculta el hombre

que murió con los golpes de una cruz enjoyada.


El Dios de los cristianos se alimenta de sangre

y tiene un paraíso de rezos y venganzas

y posee el derecho de admisión reservado.

-cancerberos de fuego guardándole las puertas-.


Jesucristo maldice todos los evangelios

y los santos no saben del valor de otras almas.

Hay un ángel sin alas con espadas hambrientas

y apóstoles de llanto que rechazan la vida.


Suben las oraciones exigiendo la muerte

hasta el club exclusivo donde sólo hay memoria

en el rincón oscuro de viejas sacristías

donde la guerra es santa y son sucios los besos.


Calaveras y huesos exentos de pecado

alfombran los caminos que conducen al cielo.

Hay un olor a incienso y a cuerpos en la hoguera

que aroma letanías y amasa nuevos santos.

21 comentarios:

Margarida dijo...

Jo, Rodolfo, tardaste en aparecer pero TE ASEGURO que ha valido la pena...¿como puedes hacer poesía de lo que perfectamente hubiera podido ser un "artículó" más? Sin duda, eres un GENIO. Nunca dejarás de sorprendernos y eso, amigo, es realmente lo difícil, renovar y reciclarse. Besos y felicidades por ese talentazo tan fácilmente renovable.

síl dijo...

margarida lo dijo todo...
BuF!!!

Alicia dijo...

Crear algo bello de algo asi... tiene gran mérito, enhorabuena. Un abrazo.

UB dijo...

Qué curioso es que la Iglesia Católica siempre se alinee con los mismos. Se están metiendo en un pozo de donde no van a salir, el ser humano avanza en su pensamiento y la Iglesia quiere frenarlo y devolver al teocentrismo. El ser humano avanzará de todos modos con o sin la Iglesia.

www.unabohemia.blogspot.es

txilibrin dijo...

Muuuuuuuuy buenooo

VICTOR ALFARO dijo...

Pues a mi no me ha ofendido que la Iglesia beatifique a sus mártires, lo que no entiendo es que hacía allí un ministro...
Pero en fin...
Como decía Buñuel, yo también soy ateo gracias a dios. Je,je,je,je!
ABrazos

Clara dijo...

Que razón tienes.
Dios parece a veces lapidador de su guerra santa.

Saludos

CARMEN dijo...

Da igual que se explique en prosa o en verso, lo hace igual de bién.
Un placer leerlo como siempre.
Saludos.

Miguel Ángel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
joRdiX dijo...

Parece que nuestros amigos pepistas no se opondrán a la ley de memoria histórica... divina, esa que propone el Vaticano. En esta no se desmiembra España ni nada de eso, y el recuerdo de los nuevos beatos buenos son. Ale a desenterrar almas sin parar y subirlas a los altares...manda narices. Por cierto, ¿qué demonios hacían banderas de España no constitucionales ondeando al viento? Sr Acebes, despierte, ¡es un escándalo!
Gracias por tus versos.

txilibrin dijo...

Parece ser que haces poesía de cualquier cosa. La verdad es que eso me parece impresionante, y difícil, pero tú lo logras, lo acercas.

Impresionante.

yo mismo dijo...

vaya, nadie habría dicho antes de leer esto que de una beatificación masiva se podría haber sacado tamaña belleza crítica en un poema. te felicito, rodolfo, desde el más profundo de los respetos.

y bueno, siendo poco correcto, nos dejas maravillados cada vez que te da la gana :) un abrazo.

Margarita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Margarita dijo...

Llama la atención como la iglesia católica enaltece solamente según su conveniencia. Acá en Chile han existido miembros de la Iglesia que lucharon por los derechos humanos,como el Cardenal Silva Henriquez, llamado "el cura rojo", o André Jarlán también sacerdote víctima de la dictadura. Estos son sólo dos ejemplos de miembros de una iglesia que no les reconoce como debería, pero no importa porque en "La Victoria" quedó para siempre el legado de André, y en nuestros corazones sigue resonando un "Raúl amigo, el pueblo está contigo" y eso vale más que pomposas beatificaciones.

Brenda dijo...

Habrás dado y recibido consejos mejores! Escribo a veces en el panchitosyabsenta y para mí es un honor que nos tengas en amigos...

Brenda dijo...

Habrás dado y recibido consejos mejores! Escribo a veces en el panchitosyabsenta y para mí es un honor que nos tengas en amigos...

Brenda dijo...

y en cuanto a la beatificación, beatificaron a 498 "mártires" que no mártires. un saludo.

Ana dijo...

¿A los sacerdotes de la iglesia de Entrevías también se les considera mártires? ¿Acaso no están sujetos a represión por su condición? Ciertos cardenales de hoy en día no se mancharán las manos de sangre pero cómo siguen jodiendo...

difistinto dijo...

Me siento obligada a escribirte,
disculpa que no sepa hacerlo.

disfruto leyendo

Gracias

Montse.

Eva Galve dijo...

Y amasa nuevos santos ahí está la clave.
Buen texto, te invito a que pases por mi blog, es nuevo, ya me dirás sobre mis dudas!

Un saludo, Eva Galve.

maria jose mv dijo...

Aquí tambien cabe eso de "me gusta el recuerdo,no para la venganza sino para la enseñanza". Quizás porque soy maestra, pero sobre todo porque mi padre es hijo póstumo de un civil represaliado en la guerra, un buen hombre,humilde, zapatero y músico. Y mi madre es la hermana de un soldado que murió en la batalla del Ebro con 19 años.Ambos cuerpos nunca se recuperaron y en la lápida que presidía la calle Martires de mi pueblo ( Olvera, en Cádiz)nunca estuvieron sus nombres que merecían el mayor honor.
No soy especialmente religiosa pero creo que la Iglesia se ha equivocado enormemente al no "aplicar" la reciente ley de Memoria Histórica. O quizás es que no le interesa la Justicia y prefiere seguir manteniendo los dos bandos.