lunes, 1 de octubre de 2012

Inmensa minoría

Camino por las calles. Me uno a todos,
cada uno es una parte de los días,
pedazos de esperanza que aún no tiene
el corazón abierto por el rayo.
Los miro. Junto a mí el hombre que camina
buscando no se sabe si el viento de la noche.
Hay un recuerdo antiguo, cuando era
la vida en estas calles como ahora.
Y el mismo miedo crece. No habrá lluvia
que pueda lavar los adoquines de la plaza.

Inmensa minoría. No hay futuro
que pueda detener las manos levantadas.
Manos limpias, vacías. Sólo el eco
trae el fiero rumor de la tormenta.
Me muevo entre la gente. Hay una niña
que tiembla mientras grita. Y a lo lejos
deben estar los campos de este otoño
con el olor a pájaros mojados.
Más allá debe estar el mar de nuestra infancia,
la arena de la playa, nuestros sueños,
la certeza de ver que tantos cuerpos
se enfrentan con los vientos de la historia.
Un día volveremos donde antes,
cuando tú me mirabas y decías:
"Te quiero porque sé que es imposible".

Amarte en esta tarde. Incertidumbre.
Ya nada nos gobierna. Tal vez sólo
ese mañana que apenas se adivina
sin sal y sin pecados. Detenido.

(Y al pasar el furgón y ver los hombres
sin rostros que nos miran y nos cercan,
igual que en la película, te digo:
"Acojonan, ¿verdad?". Y me sonríes).

***



13 comentarios:

SONIA FIDES dijo...

"Un día volveremos donde antes,
cuando tú me mirabas y decías:
"Te quiero porque sé que es imposible". Querido Rodolfo, siempre me desarma esa obediencia que te profesa la ternura. Espectaculares estos versos. Sabes? me lo llevo a Mademoiselle. Después de un largo fin de semana de fiebre y paracetamol no se me ocurre mejor remedio que tu apabullante ternura.

Besos súper

Carlos dijo...

Una vez más, como siempre.... El lunes es un poco más amable, algo más humano.

CARMEN dijo...

Que gran poema el de hoy, Rodolfo.
Un fuerte abrazo.

Laura dijo...

Acojonan, verdad. Y no debiera ser así.

Un abrazo.

JOAN dijo...

Tu poema siempre es necesario, cada lunes, pero aún más en estos días donde el azul se vuelve más gris que nunca, en que el futuro parece una promesa q se quedará por cumplir...

Un abrazo amigo Rodolfo!

Niuqech dijo...

Los hombres sin rostro golpean espejos.
Impecable el poema, maestro.

Un abrazo.

Anabella dijo...

La poesía, ese otro mundo posible donde soñar con un presente y un mañana mejor! Un beso!

Inés dijo...

"NO TE RINDAS por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aun hay fuego en tu alma,
AÚN HAY VIDA EN TUS SUEÑOS,
PORQUE CADA DÍA ES UN COMIENZO,
porque esta es la hora y el mejor momento,
PORQUE NO ESTAS SOLO,
PORQUE TE QUIERO." (M. Benedetti) Graciass por el poema!! no te olvides que te quiero muchoo, que te sigo y que estoy acompañándote aunque un mar me aleje de vos....BESOS:)

EMANUEL. dijo...

Hermosas tus letras Rodolfo las espero cada lunes un fuerte abrazo

ana-lili.over-blog.es dijo...

"Manos limpias,vacías[...]"-Manos útiles y necesarias para acariciar,extender,dar,trabajar...manos que no dejaréis manchar,que se unirán a otras y volverán a encontrar un futuro por el cual sentirse orgullosos."Todo pasa y todo queda..."(un abrazo)Lilí Valladares

sandra nc dijo...

Bonitas palabras..me entanta....yo también deseo ver ese campo de otoño tan deseado

LUCIERNAGAS DE CIUDAD dijo...

"Ya nada nos gobierna"

La pequeña gran superpotencia sigue luchando por un mundo mejor.


Petons Rodolfo

Anónimo dijo...

"El miedo es un manto imaginario
que cubre nuestros sentidos,
disfraza de dudas y angustia,
de inseguridad lo conocido,
y aquello que es real,
se convierte en un delirio.

Resulta fácil para el poder
fomentar y usar el miedo,
creando la falsa ilusión
de que al revelarte pierdes
lo más amado, lo más querido,
aquello que realmente
tienes, incluso aquello
que nunca has tenido.

Teme el que no sabe,
y no sabe, el que teme.
Una ficción que pretende
el control, la quietud
ante lo desconocido.

Quien sufre el hambre
nunca teme al alimento.
Teme a la oscuridad,
quien solo la luz conoce,
como teme a la soledad,
quien nunca la ha sufrido.

El miedo es una mentira
envuelta en un mundo incierto

(...)

Pero, poniendo los pies en el suelo
y desde el menos común de los sentidos,
otro mundo es posible,
lejos del poder y del asedio.
Actuar construyendo otro mundo
para NUNCA sentir vergüenza,
para NUNCA sentir el miedo."

Ana