viernes, 14 de noviembre de 2008

Miguel Núñez

Tuve la suerte de entrevistar a Miguel Núñez cuando mi hijo Daniel y yo escribimos "Toda España era una cárcel". Me quedé impresionado, sobre todo, por la bondad y la grandeza con la que miraba al pasado. Me trató amablemente y me dedicó unas cuantas horas de su tiempo a rememorar una vida que no fue fácil, pero que fue rica en experiencias.

Una amiga me informó ayer de su muerte. Recordé en ese instante la conversación que mantuvimos. Y no sentí dolor. Fue como si viviera un episodio más de una vida -la suya- dedicada a los demás: su generosidad, su capacidad de perdón, su buen humor, cuando me contaba aspectos dramáticos de su vida, suavizándolos con esa sonrisa que te ganaba y con la que entraba directo al corazón.

No sé donde van esas gentes buenas cuando mueren. Yo creo que se quedan en el alma de cuantos les conocimos. Para mí será difícil olvidar a Miguel, sus lucha, su entrega. El no necesita de un Papa que lo haga santo. Miguel se quedará con nosotros, mientras seamos capaces de recordar su vida, su ejemplo de hombre bueno y generoso, y su sonrisa.

28 comentarios:

Andante dijo...

Ya nos has hecho llegar una parte de esa persona, así que, obvia decir, que no se van, si alguien sigue hablando de ellas.
Desde luego que al cielo no lo creo, pues allí te piden papeles, credenciales, hay llaves que abren y cierran las puertas. Vamos que es como un nuevo muro que hay que atravesar. ¡Otro más!.
Y el infierno no puede ser tan malo como lo pintan, lo que pasa es que no quieren que lo sepamos.
Un saludo y una sonrisa.

Sara dijo...

La muerte no debe ser siempre sinónimo de dolor.

Cuando algunas personas mueren, personas como imagino debió ser el Sr. Núñez, su muerte tan sólo es una prolongación de una vida intensa y llena de sensaciones maravillosas, quizás no tanto para él, sino para aquellos que tuvistéis la oportunidad de conocerle.

Y gestos como éste, Rodolfo, hacen que personas como él no mueran nunca. Vaya por él

CARMEN dijo...

Que así sea. Que permanezca siempre en nuestra memoria, para que nunca muera del todo.
Poco a poco nos vamos quedando sin los testigos, de ese pedazo de historia que es nuestra Guerra Civil. Pero lo por de todo, es el saber que se van, sin que nadie les haya dicho que lucharon por una causa justa, que lucharon por la libertad de este país. Sin apenas un reconocimiento.
Esté donde esté, seguro que descansará en paz.
Un fuerte abrazo, Rodolfo.

Maria Jesús dijo...

NI la muerte, ni la historia permitiran que se borre de nuestras memorias peronas como él que se desvivió por y para el pueblo.

Siempre lo recordaremos. SAbes? yo soy de las que piensan, que las personas estan vivas siempre que se las recuerdan y por eso son algunas inmortales, eternas ..

1beso Rodolfo.

aroa dijo...

Para mí es la única forma de sobrevivir... de quedarse, creciendo en la gente que conocimos, a través de palabras, de cariño, de actos de entrega. Qué otra cosa si no.
Fuerte abrazo.

K@ri.- dijo...

siguen viviendo en nuestra memoria! como cada ser querido, cada amigo, cada familiar que muere.
un abrazo Rodolfo !
k@ri.-

ENTREVAGONES dijo...

Éste es un lugar tranquilo y amable. Entre tanto ruido y mala fe se agradece. Un saludo.

mariano santiso dijo...

Rodolfo, tuve la suerte de trabajar con él en algunos temas y coincido contigo en que era una persona excepcional,bueno en el sentido Machadiano de la palabra.

txilibrin dijo...

¡Olé!

"No sé donde van esas gentes buenas cuando mueren. Yo creo que se quedan en el alma de cuantos les conocimos."

Ojalá sea cierto.

MUAS

Sole dijo...

Esas personas no estaran fisicamente con nosotros, no podremos sentarnos a tomar algo o pasear por ahi...pero siempre siempre quedan viviendo a nuestro lado, hasta podemos preveer que nos aconsejarian en ciertas situaciones, que nos dirian y demas...me ha pasado y me pasa con frecuencia con gente querida por mi, que hoy no la tengo en este planeta tierra

Pero seguro andan en un mundo mucho mejor, con menos pesares, y desde ahi nos mandan destellos de luz

buen fin de semana!

Andina dijo...

No moriré del todo amigo mio mío, mientras viva en tu alma mi recuerdo, un verso, una palabra, una sonrisa. Te dirán claramamente que no he muerto.
Besos.

maría josé dijo...

Yo también pienso,como usted, que las buenas personas no se van del todo.Se quedan un poco en todos los que le conocieron y le quisieron.

Lo que me apena,y en esto estoy muy de acuerdo con Carmen,es que el Sr.Núñez se ha ido para siempre sin que el reconocimento social e institucional que merecen los defensores de la República,sin que ninguna autoridad haya dicho todavía que ellos no hicieron nada malo,que cumplieron con su deber defendiendo el gobierno que los españoles habían elegido libremente en las urnas.

Me gustaría que algún día se reconociera.Y en las Cortes.
¡Vaya ilusa que soy,verdad?

Un abrazo enorme.Y mi respeto siempre.

Laurita dijo...

Siempre vivirá en la gente que le conoció y le quiso.


Un beso

Cecilia Alameda Sol dijo...

Hay muchos héroes que derrochan más valor y tenacidad que los que salen en los periódicos y las televisiones, pero que viven en un anonimato que a veces puede resultar una ingratitud por parte del mundo que han engrandecido, cuando menos, con su presencia.

Maria del Sur dijo...

Los cuerpos cuando son de ceniza siempre un poco duelen...

Yo no lo conozco...empezare a buscarle para asi poder tener un recuerdo de él.

En tu memoria nunca morirá y asi esta bien...si tenes el recuerdo de su dulce sonrisa porq olvidar?

Y señor Recio permitame decirle...q ninguna persona necesita de un Papa para su muerte...y bueno creo q menos para su vida pero en fin...

un fuerte abrazo, si sirve para recordarlo dulcemente

Gema dijo...

Siempre admire a las personas que enfrentan la adversidad con una sonrisa.
Son personas que "hacen que te reconcilien con el mundo"
Un abrazo

Gema dijo...

Acabo de leer que ha donado su cuerpo a la ciencia, fue generoso en vida y también cuando se ha ido

hada nocturna dijo...

dicen que nadie muere del todo, si permance su recuerdo, si vive en los corazones de aquellos que lo conocienron. Me temo que de alguna forma... vivirá eternamente.

Alicia dijo...

Recuerdo cuando leí en vuestro libro su historia... sin duda un hombre bueno, limpio y claro. No hay muerto que no me duela... y menos cuando lucharon por mi...
Un beso muy fuerte amigo

Paseando por tu nube dijo...

Yo, que no tuve tu suerte, de conocerle en persona, gracias a tu entrañable pluma, puedo guardar un pedacito de su sonrisa, de su bondad y de su infatigable lucha por la libertad.
Un beso

eigual dijo...

Tal cual le describes me hubiese encantado conocerle...

Un saludo, Rodolfo...

eigual - www.escriboaqui.es

Lucina dijo...

Se quedan en el alma de cuantos les conocimos..
Resume sonrisas, miradas, gestos y tantos recuerdos.
Un beso Rodolfo

Anònim dijo...

Querido Miguel
Dóna una abraçada als que et vagis trobant i tu consideris, que segur que serà sota un bon criteri. Aquí, com pots veure, alguns, dones i homes, continuem treballant.
Sempre et recordarem.
Des del barri Gòtic, de Barcelona
Núria

Anònim dijo...

Querido Miguel
Dóna una abraçada als que et vagis trobant i tu consideris, que segur que serà sota un bon criteri. Aquí, com pots veure, alguns, dones i homes, continuem treballant.
Sempre et recordarem.
Des del barri Gòtic, de Barcelona
Núria

María de Jesús dijo...

donde irá tanta gente buena? seguro a nuestros corazones y como guías en nuestra vida, presentes en las historias cotidianas y en el recuerdo
y la memoria...esa es la mejor santificación

Manuel dijo...

en esto de la muerte soy muy budista Rodolfo. Seguro que él murió por que ya había terminado aquí su trabajo, ahora está en un nivel superior en el que estaremos todos algún día. Pero lo más importante es que aquí permanece como lo demuestra tu memoria, en la que vivirá feliz a partir de ahora.

Inma. dijo...

Hay una frase que dice que: "cuando te mueres te llevas todo lo que has dado, no lo que tienes", y por lo que contáis tú y tu hijo en el libro, Miguel Núñez dio todo lo que tenía e incluso lo que no tenía. A mí ese fragmento me emocionó especialmente, tanto o más que la información que ofrecías sobre los condenados a muerte murcianos...

Un beso Rodolfo

yo mismo dijo...

suele pasar que los hombres buenos son más admirados, más recordados y... he de decirlo, también menos duraderos que los malos. los años no perdonan y menos si tu vida ha sido tan dura y tan larga como la de este hombre. descanse en paz.

un abrazo, rodolfo.