jueves, 29 de marzo de 2007

Niños solos

Cada mañana me los encuentro. Van cargados con sus carteras y con los ojos cargados de sueño. Suben al autobús ya con cansancio. Se sientan donde pueden mientras intentan que sus mochilas no golpeen a alguien. Alguno se ha vestido apresuradamnte y lleva el cuello de la camisa mal abrochado y el pelo indomable al peine. Son niños de 10, de 12 años, algunos llevando a su cuidado a otro, u otra, más pequeño, que ya han iniciado la rutina de ir al cole. Solos.
Apenas hablan entre ellos. Unicamente para decir: "que ya hemos llegado", o algo parecido. Se adivina en sus pasos un cansancio temprano de madrugada y desayuno apresurado.
Me angustian un poco. Y siento una especie de ternura, como un pinchazo de preocupación al verles bajar del autobús, corriendo hacia esa "carcel de juguete" del colegio.
Mientras los políticos discuten, se insultan, mientras se plantea como cuestión de vida o muerte si uno dice, si el otro acusa, yo veo mirar a esos niños cargados de sueño y mochila. Ajenos a todo. Ellos también ajenos para las priroridades de los políticos.
Pienso que yo tuve suerte porque iba a una escuela de pueblo y conocía a cada uno de los que se cruzaban conmigo por la calle.
Nadie debería ir solo al colegio.

4 comentarios:

Romano dijo...

Ver a un enano ir solo al cole crea angustia,disfruto muchisimo llevando a mi enana una o dos veces por semana y creo ella igual.

Felicidades por el blog,sere un lector a diario...

Paula dijo...

Por mi parte, tengo la posibilidad económica de pagarle transporte particular a mi hija, todas las mañanas la pasa a buscar "el tio del furgón", puntualmente a las 8.00 am y ella sube feliz a ese auto donde la acompañan mas niños de su mismo colegio...

otras tantas veces, sobre todo si nos quedamos dormidas, la voy a dejar al colegio, en la micro, donde van muchos niños solos a estudiar, y si, son niños de no mas de 12 años a cargo de otros mas chicos q ellos mismos...en fin, supongo q son distintas realidades, donde estamos todos llamados a hacer algo, a provocar un cambio, hacer click en la conciencia de los adultos a preocuparse mas de cosas como esas en vez de la farandula o el futbol...

y si me lo permite Sr.Serrano, yo tb seré una visita constante en su blog...

Cata dijo...

Con emoción leí este post, por su contenido y po quien lo escribe... no es que sea una jovencita ahora, pero en mis tiempos escolares yo me iba caminando al colegio, porque no había ningún transporte que me dejara cerca, 23 cuadras diarias, de ida y regreso... sola, porque no había plata para pagar transporte particular, ni nadie que me acompañara... y pasé más de un susto...hoy día en Santiago, los escolares "o pingüinos" se han tomado las calles para manifestarse, precisamente en contra de un sistema de transporte nefasto para la comunidad,pero sobre todo, para el sector más pobre y aislado, regalo que hemos recibido del gobierno de la Dra. Bachelet y de todos los que estaba antes ocupando La Moneda... poco a poco nuestros niños y jóvenes están despertando del sueño y la apatía, a veces de maneras violentas que no generan diálogo, pero sin duda, ha sido un deber de los chilenos, adultos y concientes, sacarnos el sombrero, ante la revolución pingüina... siempre viene bien una revolución, aunque sea pequeña.
Abrazos desde Chile...una comunista, ni tan vieja, ni tan borracha.

Eva Galve dijo...

Es triste, pero en estos tiempos los padres de esos niños estarán yendo camino al trabajo para poder darles a sus hijos una educación.
Yo soy de pueblo, y aunque mi madre no trabaja empecé pronto a ir sola al colegio. Imagino que sería por intentar parecer mayor. Pero nunca he ido sola literalmente, siempre te venía a buscar la vecina o ibas a buscar tú al vecino que vivía dos casas más adelante. Es bueno que los niños se valgan por sí mismos. Pero hay que considerar el cuándo, dónde, el por qué...

No sé es otro punto de vista.