martes, 14 de septiembre de 2010

Sindicatos

Hay un nuevo artículo en www.diarioabierto.es
Os adelanto un poquito:
"Aprovechando que el Pisuerga pasa por la huelga, se han incrementado los ataques contra los sindicatos. El fenómeno no es nuevo, pero con este motivo se cuestiona desde su representatividad hasta su legitimidad. No se han ahorrado ni insultos ni descalificaciones por parte de señoritos contertulios y políticos de medio o completo pelo que ni se han molestado en estudiar no ya la situación de los sindicatos, si no ni siquiera su razón de ser".

10 comentarios:

Álvaro Dorian Grey dijo...

Uno que es sindicalista y representante de lso trabajadores no entiende como dicen eso. A mi nadie me paga las horas extras para defender a algunso trabajadores. Nadie. Y menos mal que hay sindicatos, que sino....
saludos y salud

Niuqech Madhatter dijo...

Me gustó la columna. Ahora que no está de moda defender a los sindicatos no está de más que se digan las cosas buenas de los mismos. Las malas las ahí, las cosas como son, y en parte por culpa de los propios sindidicatos (de unos más que de otros).

En fín, que es lo de siempre, algunos aprovechan la paja en ojo ajeno para que no veamos la viga de hierro en tantos y tantos ojos que nos miran muy mal.

Aún así no estaría de más que los sindicatos intentaran autolimpiarse un poco, y lo digo como sindicalista, tenemos que practicar con el buen ejemplo.

Salud y un poquito de república.

José Antonio Fernández dijo...

Quejarse de los sindicatos es lo mismo que quejarse de los políticos. No descalifiquemos al gremio, si no a la persona.
La pregunta es saber si estariamos mejor sin ellos, creo que no.

CARMEN dijo...

Te has explicado estupendamente, como siempre.
Un abrazo, Rodolfo.

Mario dijo...

Además de un maestro de las letras, es un domador de la fauna que enseña sus fauces contra la clase sindical.
Algunos olvidan que primero fue el sindicalismo, después el trabajo. Y si no, que piensen.

Y yo, precisamente, y sindicalmente, pienso como usted, como poco.

Gracias por sus letras, por su apoyo, por su ser, y, sobretodo, sinceramente, por su estar...

Un abrazo

Mario

Nieves dijo...

He leído el artículo. Lleva Vd. toda la razón. Mi hijo que es sindicalista se parte la cara por injusticias, incluso con gente que va en su ayuda sin ni siquiera estar sindicado. Todos son necesarios, sindicatos incluídos.

Anónimo dijo...

He perdido la fe en ellos y sabes porque Rodolfo, te explico brevemente en mi empresa una Universidad pública del noroeste peninsular hemos visto como ha pasado de ser la Presidenta de la Junta de Personal a Gerenta de la misma. Así de triste es la historia.

Ana_Málaga dijo...

Leyendo sus palabras siempre tan acertadas y tan afines a mi pensamiento, me pregunto ¿hay algún sitio virtual (o en otro formato) donde releer sus escritos anteriores? Me refiero a los del "diario abierto".
Espero su respuesta.
Muchas gracias por tanto. No sé si se hace una idea de la importancia de sus letras en la vida de muchos de nosotros..para mí es un sitio donde "huir cuando no quedan islas para naufragar..."

Pd: Dígale a su hijo que visite mi tierra..se le añora taaanto!
Un beso sureño

Clarita dijo...

Siempre con tanta razón...y es que lo que se lleva es criticar y echar manzanas fuera aunque estén sanas...
Los sindicatos son necesarios para los trabajadores, para conocer nuestros derechos y tener un apoyo para luchar por ellos, así que no intenten tocarnos más las narices que suficientemente lo están haciendo...

Chapó Rodolfo, un besote enorme y feliz fin de semana

Azul dijo...

Yo lo siento en el alma... es la primera vez en los años que te llevo siguiendo, que tengo mis dudas...

Creo en el sindicalismo, pero también creo, que en demasiados casos ha perdido mucho sentido...

Ojala no fuera así...

Evidentemente, estoy convencida de la necesidad de su existencia, pero no me siento muy representada por ellos... muchas malas experiencias....

Mi madre es funcionaria, y tampoco por ahí los sindicatos mayoritarios salen muy bien parados...

(sin poner en duda que hay sindicalistas convencidos que ejercen su labor de manera magnífica...)

En fin... lo lamento...