domingo, 5 de febrero de 2012

Tarde feliz

Contaros que, ayer, en el Libertad, 8, pasamos una tarde -o al menos, yo- muy feliz. Primero, porque la sala se llenó de amigos que habían acudido a escuchar las canciones de Jorge Castro y mis poemas.

Tarde tranquila y cálida. Jorge Castro, con su percusionista magnífico, Jesús, estuvo genial, cariñoso, amable y artista. Yo, nervioso. Pero feliz. Fue todo un acontecimiento que me ha llenado de satisfacción.

Gracias a todos los que perdisteis una tarde de frío para compartirla con nosotros.

7 comentarios:

Andante dijo...

Me hubiera encantado, disfrutar de una tarde de frío en grata compañía, pero las circunstancias son las que se imponen, e hicieron que ello fuera imposible. -Que conste que pensaba ir-.
Me alegro de que todo saliera bien. En otra ocasión, ¡Nos vemos!.
¡Salud!

Jorge Castro dijo...

Muchas gracias Rodolfo, por tu amistad y por la tarde de ayer. ¡Eres muy grande! Para mí ha sido un honor compartir escenario contigo. ¡Abrazos!

Isa. dijo...

La distancia tiene estas cosas... que te pierdes momentos que, sin duda, te gustaría poder pasar una y otra vez por la retina de la memoria. Estoy segura de que, aunque fría, fue una estupenda tarde y en cálida compañía.

¡A ver si algún día te dejaras caer por Granada, que Madrid te tiene ya muy visto! ;)

Un saludo, y feliz tarde de domingo.

"Mar White" (Facebook/Follow) dijo...

Gracias a ti, Rodolfo. El cigarrillo me sentó genial en tu compañía, y el recital no pudo ser mejor. Repetiré siempre. Un gran abrazo

Carlos dijo...

Que pena habermelo perdido snif snif....

CARMEN dijo...

Me alegra mucho saber lo feliz que fuistes, pero me apena vivir lejos y perderme todas estas cosas.
Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Una tarde de categoría!!!!! Realmente extraordinaria!!! Disfrutando de la esencia de la poesía y la música juntas!!! Realmente Inolvidable!!!!!
Sara RC