lunes, 7 de abril de 2008

Hermana Cofrade

El párroco y el obispo han prohibido que una mujer, que recientemente se ha casado con otra, forme parte de una cofradía. Ha sucedido en Abenójar, Ciudad Real. Dicen las autoridades que esta mujer ha provocado un escándalo público al casarse con otra, pese a que llevaba quince años conviviendo con ella. Hasta ese momento no era un escándalo público.

Salen en televisión algunos vecinos hablando del caso. Me impresionan dos hombres ya mayores, abuelos, que apoyan a la expulsada y que aceptan con la mayor naturalidad su condición sexual. ¿Qué escándalo público es ése, en el que una buena parte de los cofrades defienden a su compañera y que la gente del pueblo acepta con absoluta tranquilidad?

Las lesbianas, en nuestra cultura, lo han tenido siempre peor porque han sumado a su condición de mujer su condición sexual. Se ha permitido siempre que no se supiera, que no se hiciera público. Las dos mujeres de Abenójar han convivido durante quince años sin que a la Iglesia pareciera preocuparle su convivencia. Cuando, acogiéndose a la ley, han decidido formalizar su relación, han surgido los problemas.

Puede la Iglesia poner las normas que quiera. Al fin y al cabo se trata de una religión que impone unas determinadas normas en las que parece que el amor sólo es posible cuando se trata de distinto sexo. Por tanto, no es extraño que para Integrarse en la Iglesia, como institución, hayan de aceptarse determinadas reglas.

Pero, por encima del sentimiento religioso, está el sentimiento humano: el derecho de hombres y mujeres a mostrar su amor a otra persona, sea del sexo que sea. Lo consagran nuestras leyes y lo acepta mayoritariamente la sociedad.

Pero es que hay, además, un factor que huele demasiado a hipocresía. Las autoridades eclesiásticas americanas prefirieron pagar por el caso de los curas pederastas antes de reconocer la abominación de tales prácticas. Tal vez en la idea de que el pecado sólo existe cuando es público. En Ciudad Real parece que la Iglesia hubiera preferido que no se formalizara públicamente la condición sexual de la cofrade, aunque todo el mundo la conociera.

Nunca he sido de cofradías, aunque respeto a quienes se integran en una por devoción, por folclore o porque, sencillamente, les da la gana. Pero me produce una profunda amargura que sucedan hechos como éstos. Si hay un Dios, prefiero pensar que será un Dios tolerante y bueno. Un dios incapaz de condenar y castigar a alguien cuyo pecado es amar a otra persona.

24 comentarios:

Paseando por tu nube dijo...

Ayss!! te vas a condenar por tus malas ideas contra la s.m.iglesia, uy perdón si es la s.m.iglesia la que se va a condenar por sus retorcidas ideas.
Como era eso de.. "a Dios rogando y con el palo dando"
Tu siempre metiendo el dedito en llaga eh?
Un beso de lunes con olor a lluvia

Piluchi dijo...

Yo me quedo con esta frase... "Un dios incapaz de condenar y castigar a alguien cuyo pecado es amar a otra persona."... yo tampoco creo que si Dios existe sea como la Iglesia...

Que te voy a decir de la iglesia, de este caso... es lo de siempre... es mejor volver la cara para un lado siempre que no se haga demasiado ruido... en el momento en el que se hace ruido ellos prefieren sacarte fuera... Si pueden guardar silencio y hacer que como que "el problema" (entiéndase problema para ellos, no para mi) no existe...

Ainssss cuanta indignación me producen estas cosas... que lástima de verdad...

Hace algunos días leia que la Iglesia se negaba a dar la comunión a un niño celíaco... el caso es que el niño no podía hacer la comunión con la hostia común de la Iglesia ya que contiene gluten.. los padres habían propuesto que el niño tomara una hostia proporcionada por la asociación de celíacos hecha con maiz y no con trigo.. pero se negó la Iglesia en rotundo a cambiar la hostia porque según dicen para ellos hay cosas que son "muy, muy sagradas, como los sacramentos"... después de esto créeme Rodolfo que puedo creerme cualquier cosa de la Iglesia... sin son capaces de dejar sin comulgar a un niño y sin hacer la comunión por no cambiar la hostia de ese niño por una de maíz ya que al contrario afectaría a su salud... que crees que se puede esperar de la Iglesia???...

Un gran abrazo como siempre...

martona dijo...

RODOLFO
Esta mañana lo oi por la radio, no sabia si reirme o si llorar...pero senti verguenza ajena. De todas maneras no se de que nos extrañamos, esta es la doble moral de la que siempre ha hecho gala la Iglesia.Es terrible tener que sentirte humillado publicamente, por tu condicion sexual. A quien le importa con quien se acuesta el vecino...¡faltaria mas!. En los tiempos que corren que la religion , ya casi no tiene adeptos, pues mira la Iglesia haciendo amigos.....
petonicos sempre.

CARMEN dijo...

Buenos días Rodolfo.
Supongo que estarás preparado, para que hoy te digan de todo, cosas buenas y malas. Ya se metieron con tu comentario del Viernes, sin ir a cuento, hoy que has puesto el dedo en la llaga, seguro que algo más que guapo te van a decir (je je je je).
De la iglesia te puedes esperar cualquier cosa. Practican una falsa moral. Si ocultas lo que a ellos no les parece normal, no pasa nada, por el contrario, si no lo haces, estas en pecado. Se meten en todo y no dejan vivir en paz a las personas.
Es cierto, que las mujeres en el tema de la homosexualidad lo temos peor. Por mi parte diré lo mismo que decía Mecano en su canción. "Quién detiene palomas al vuelo, volando a ras de suelo, mujer contra mujer".
Besos.

Sigrid dijo...

Se supone que la religiòn debería ser algo que le de paz y felicidad al ser humano; no que lo juzgue y le imponga normas que van contra el corazón.
Un beso

yo mismo dijo...

y tú que lo digas. la iglesia demuestra con cada paso que da, con cada noticia, con cada comentario que alguno de sus miembros hace lo sumamente desfasada que está respecto a la realidad social.

no sé, creo que da mucha pena que una institución que acoge en su seno a millones de personas sea retrógrada hasta este punto. y más, sabiendo que algunos sus miembros no pueden evitar querer (da igual a quien), pero seguro que también a personas del mismo sexo.

sí que huele a lluvia, sí... lástima que no llueva.

un abrazo.

brujaroja dijo...

Yo con la iglesia he pasado por muchas fases, desde sentirme integrada (la educación y esas cosas) hasta, sencillamente, ignorarla. Pero últimamente ya ni puedo, porque si antes me conformaba con un "que no se metan conmigo, que yo no me meto con ellos", cada vez es más complicado. Cada vez me cabrean más. Y casi mejor que no sigo, que me conozco...

UB dijo...

¿Y como es posible que a la Iglesia pueda molestarle un matrimonio civil si para ellos no tiene ningún tipo de validez? Es absolutamente contradictorio.

www.unabohemia.blogspot.es

MaríaGabriela dijo...

La Iglesia siempre ha mostrado la cara de un Dios castigador, es por eso que muchos no comulgan con ella, además, la Católica, toma para sí valores que son universales y que hasta los ateo también preconiza.

Cada uno que sea feliz como se le venga en gana. Y lo que opinen los demás está demás.

Saludos!

Niuqech dijo...

La Iglesia es una organización con sus reglas en la que si quieres entrar las tienes que aceptar y punto. A mí personalmente me parece retrógrado, pero no deja de ser lógico. Es su doble moral y llevan así 2000 añitos.

Como dijo el grandísimo Gila: "... y empezaron con un pesebre¡¡¡"

Anónimo dijo...

Es tremendo que para este sector no pasen los años. Son ridículos hasta decir basta. Terrible. Y luengo se sorprenden de que las iglesias estén vacías............
Qué ilusión tu libro nuevo! Y también mucha ilusión que sea Ismael quien se embarque en este proyecto. No sé qué fué antes con vosotros dos, si el huevo o la gallina, pero esto de que haya "serranianos" ya es un hecho. OLGA.

. Besos. OLGA.

Anónimo dijo...

Con Dios se casan tanto los curas como las monjas. ¿no deberían casarse sólo estas con Jesús?

montse dijo...

Mi sobrino es celiaco (la celiaquia es una intolerancia al gluten) y es verdad que no te dejan tomar la comunión con una hostia de maíz, de hecho el no la tomo.

Respecto al tema que nos comentas... si tuviera oportunidad les diría a todos los curas que no es lo mismo creer en Dios, que creer ser Dios.

Saludos..

difistinto dijo...

Cuando era una niña me sucedia algo curioso, cada vez que entraba en una iglesia me venia ataque de tos, como la cancion de sabina... de verdad!
( tenia una tos de aquellas profundas que hacian temblar las pareces)casi todas las bodas, las comuniones me ponian atras porque en cualquier momento me tenian que sacar a que me diera el aire.

Mi mi madre siempre me acompañaba.
Nadie decia nada, la niña tiene tos y mejor que no este dentro.

Nunca me dejaron sola fuera de la iglesia ni hicieron comentarios absurdos sobre la anecdota.
Era algo que sucedia a veces, yo era una niña con mucha tos.
EL amor es asi muchas veces, simplemente surje sin pensar en ideologias o religiones.


Pero andamos unidos por un mismo patron que muchos se empeñan en unificar por su propio bien aunque nuestras necesidades sean totalmente diferentes.

Por estos patrones tan arraigados no solo los gays han tenido que luchar con el amor a su favor contra el mundo sino muchas otras parejas que son de hombre- mujer.

Y muchas de ellas,por falta de voluntad o demasiada presion por estos patrones se sintieron obligados a hacer uso de la supervivencia social y perder el amor.
Perder el amor, que lejos de Dios puede estar perder el amor!!!

Y que lejos de Dios es no venerarlo
como un don divino unido a un comportamiento humano!

Asi que, mi Dios, mi pequeño mundo cree en el amor.

Y olvida los patrones que no lo conocen ni lo agradecen para poder ser cada dia mejor.

Un besazo!

Y gracias a todos aquellos valientes que aman y son amados con total sinceridad. Sea cual sea su forma o lugar, sus rarezas o sus encuentros.

eigual dijo...

¿Qué una mujer ame a otra mujer la hace diferente a las demás?. Parece ser que sí. Pero no solo en la Iglesia, sino en el trabajo, en el círculo de amistades.
Hay opiniones de todo tipo. No todo el mundo es tolerante y no todo el mundo acepta la homosexualidad.

Yo valoro a las personas por quienes son como personas, no por con quien comparten su vida o su cama. Yo estoy muy feliz con mi sexualidad, y pienso que tampoco he de ir diciendo por ahí que tengo novia, como tampoco lo hacen las personas heterosexuales. Pero si alguien me pregunta no tengo inconveniente en decirle, que sí, que tengo pareja, y que es una chica.

Un saludo Rodolfo

Arcángel Mirón dijo...

Siempre pensé (incluso cuando era una niña que no entendía mucho del mundo) que Dios nos hizo libres para que pudiéramos elegir a quién amar. Y con quién coger por coger, también.

lunazul dijo...

Rodolfo, es que si Dios existe, hace tiempo que tiene las manos en la cabeza. Porque eso de "amaos los unos a los otros" que supuestamente decía jesucristo no especifica sexos, ni otro tipo de razones. Pero claro, ahí está la Biblia, sagradas escrituras con diversas interpretaciones.

La culpa es de la jerarquía eclesiástica, que usó la fe -y sobre todo el miedo a un ser superior- para alienar a las personas y no dejarles pensar por sí mismas.

También es cierto que cada vez lo tienen más crudo. Es lo que tiene no adaptarse a los cambios y querer seguir con una política religiosa de hace... 2000 años.

Por cierto, el otro día escuché algo que me hizo mucha gracia, pero que tal vez sea una gran verdad:

Jesús fue el primer y más grande comunista que existió :) Jejeje!

* Por cierto, el sábado en Aracena le dimos recuerdos a tu hijo de parte de Piluchi y míos. Gran concierto, una vez más.

Un abrazo, grande :)

Larushka dijo...

Estoy con lunazul en eso de que si existe hace tiempo que tiene las manos en la cabeza. Tu último párrafo resume perfectamente mi sentir. En mi tierra se vive mucho la semana santa, más como folklore que como algo púramente religioso (eso es algo que se nota), y así la vivo yo también, como tradiciones recientes de un pueblo abandonado que bien podría ser el "pueblo blanco" de Serrat pero en el centro-occidente peninsular. En fin, lo de la iglesia no tiene nombre. Ni siquiera hablan de amor en el caso de las parejas heterosexuales (el matrimonio tiene como fin principal la procreación), qué vamos a esperar de nada más!

Saludos lluviosos!

PD. En Zamora fue noticia hace poco también cómo para asistir a la Romería del Cristo de Valderrey la máxima representación municipal (por primera vez una mujer), se le sugería que acudiese "un concejal varón" en vez de ella misma por tratarse de una tradición antiquísima el que sólo sea de hombres... También ver para creer. Y recibiendo fondos públicos, el mundo está loco.

maría josé dijo...

El señor del otro día se va a enfadar otra vez.Peor para él.

Yo tampoco creo que Dios vea con malos ojos que dos personas se amen
y legalicen su situación.No creo que Dios sea hipócrita.

Un abrazo,Rodolfo.

Mar y Sol(a veces tenue y otras no) dijo...

Sólo una cosa más voy a agregar a todo lo que se ha dicho. Creo que más allá de Iglesias lo importante es encontrar a Dios en nosotros mismos...y vivir acorde a eso.
El amor verdadero y con mayúsculas(no importa sexo, color, religión,etc) es el que vale y el que con el ejemplo es la mejor prédica de lo que quiso transmitir Jesús. El amor jamás será condenado y mucho menos por Dios.
Un abrazo.

Pino dijo...

Mi Dios me va a juzgar por cuánto he amado.¿Qué clase de amor al prójimo es la de este obispo?.No deberían invertir tanto tiempo en juzgar y dedicarse a amar más.

Laksmi dijo...

En fin, sin palabras.....
"haced lo que yo diga y no lo que yo haga" creo que es la frase de presentación de la iglesia.... Los curas pueden ser pedrastas... y abusar de niños y niñas, ahora eso sí, amarse libremente es pecado mortal.....

Alicia dijo...

Que les importará a ellos con quien comparta sus días esta mujer... en fin. La Iglesia una vez más dejandonos al descubierto su olor a rancio. Y no se dan cuenta de lo mucho que ha cambiado la sociedad española...
Si hay Dios, yo tampoco lo sé.
Un beso, Rodolfo.

Anónimo dijo...

"Si hay un Dios, prefiero pensar que será un Dios tolerante y bueno. Un dios incapaz de condenar y castigar a alguien cuyo pecado es amar a otra persona"

Ése es mi Dios. Sino, no me interesa, gracias.

Saludos Rodolfo.