miércoles, 26 de septiembre de 2007

Amiguetes

Se hacen públicas las conversaciones entre Aznar y Bush. Dos amiguetes hablando de guerra, de muerte, del desprecio a la ONU, de amenazas a quien no esté de acuerdo con ellos. La conversación no tiene desperdicio. Ayúdame y yo te ayudaré. Hablan, compadrean, estudian estrategias para invadir un país, para convencer a una opinión pública que saben contraria a la operación.

La conversación asusta, aunque, íntimamente, sepamos que la realidad es así. Pero asusta la brutalidad con que hablan de la guerra, de desprenderse de Sadam. Son dos personas que tienen en sus manos una decisión terrible y que ni siquiera mencionan la muerte, el dolor que ocasionará su decisión.

Conviene leer una conversación así porque nos da idea de cómo se fragua el destino del mundo. Nos ilustra de maravilla sobre la frivolidad con que se tratan temas de tal calado. Es verdad que Aznar insiste en la necesidad de conseguir la resolución de la ONU, pero tampoco les preocupa demasiado lo que diga la resolución. La decisión de invadir Irak está tomada de antemano. Y ponen fecha al desastre. Bush habla del poderío militar, de las acciones de guerra de cómo se ha ido preparando para la invasión antes de confirmar si Sadam está dispuesto a cooperar o no.

No les importa. La guerra está decidida y la fecha para iniciarla también. Ni una sola vez hablan -o yo lo he visto- del coste en vidas humanas. La vida, ante los intereses de la guerra no tienen importancia. Se mira el conflicto sin apasionamiento, como quien habla de comprar un jarrón o un traje nuevo. Supongo que los miles de muertos de uno y otro lado no les ha quitado nunca el sueño.

NB. Por cierto. leo que el Príncipe de Asturias fue de madrugada a recibir los cadáveres de los jóvenes soldados españoles muertos en Afganistán. El periódico lo cuenta como si hubiera sido un sacrificio para el Príncipe una trasnochada como esa. Qué cosas. Para sacrificio el de esos jóvenes que tendrían que estar besando a su novia, tomando una cerveza con los amigos, viviendo.

9 comentarios:

Margarida dijo...

La verdad es que da PÁNICO pensar en cómo dos personas, charlando tranquilamente cometieron el primer gran error de este siglo...y sobre todo con esa naturalidad!! como quien habla de cuánto ha subido el pan o qué preparo para comer mañana...leyendo esto me acordé de las palabras tan acertadas de tu padre.."a quien hay que temer es a los vivos..". En cuanto al Príncipe...no sé ahora con los retoños y la Sargento Letizia como llevará sus noches locas de Madrid, pero no creo que le cueste muchos transnochar. Otra cosa es "para qué". Biquiños.

txilibrin dijo...

Yo es que creo que las guerras no tienen más objeto que hacer ganar dinero a unos, y costar vidas a ambas partes. No las entiendo, ni nunca las entenderé. Creo que se pueden hacer cosas más útiles y eficaces.

Azul78 dijo...

Da miedo pensar en manos de quienes están "nuestros destinos"...

Da miedo, la frivolidad con la que deciden qué será de nosotros...no por que piensen por nosotros, sino porque exclusivamente saben mirar por ellos mismos... no somos nada más que las marionetas, que han de tener contentos 1 vez cada cuatro años, tiempo suficiente para ejercer el derecho al "voto libre"...

En cuanto al principe... recuerdo un día que estando Letizia embarazada, afirmaron en la televisión, lo bien que compaginaba "la pobre" su vida profesional con la vida familiar, y como a pesar de su embarazo, seguía trabajando... en fin... encima con coñas...

Javi dijo...

Lo cierto es que es bastante deprimente ver como dos personas manejan el mundo como les viene en gana y toman decisiones según se hayan levantado ese día, y no poder hacer nada por evitarlo.
Sólo espero que tarde o temprano reciban su merecido(sin animo de venganza).
-javi-

El Sombrerero Loco dijo...

sencillamente da miedo

Piluchi dijo...

Y por más que sepamos que la vida es así... que los "mandatarios" deciden sobre nuestras vidas de esa manera... da mucho miedo leerlo así de real y crudo... Pero en cierto modo aún tendremos que mirar la parte buena, y es que a algunos nos sida dando miedo que esas cosas pasen... que aún no sorprenda que hablen de esa manera... quizá es síntoma de que aún no convencieron a todos... de que por más que muchas (o casi siempre) veces no sirva de nada, habrá voces que se indignen por como se fraguan las guerras...

Y es así de cruel... las vidas dan igual... porque al leerles (aunque no hablen de muerte directamente)... los muertos de algunos lugares son menos muertos que los de otros... porque los muertos de una guerra en Irak son menos muertos... porque tristemente el poder militar... el dinero... los "beneficios" que les genera esa guerra es lo único que les importa... Da demasiado miedo...

Sobre el principe... pues para ser algo más diplomática en mis palabras de lo que fuí en mi mente... Que se acueste una siesta el hombre, no vaya a ser que tanto trabajo y sacrificio le agote en exceso y no pueda cumplir como debiera con su "trabajo"... en fin... lo que hay que oir...

Un beso Rodolfo...

Rodrigo dijo...

Si, da miedo.. y lo peor.. siguen sueltos!!

Cecis ... funámbula dijo...

Da miedo, da tristeza, da furia por momentos....
Gracias por tu caridad Rodolfo!
Un gran cariño

Cata dijo...

Y aqui en Chile algunos hablan de sentirse orgullosos porque Lagos fue capaz de decirle q no a Bush... y firmar dp el TLC con EEUU... para q veas, la verguenza no tiene fronteras... Un abrazo. Cata