jueves, 6 de septiembre de 2007

Los sesenta

Paso una primera versión de un poema sobre estos sesenta años.

A los sesenta

Vivo con mis dolores y la mujer de siempre

y habito nuevos días a los sesenta años.

Hablo menos que entonces y sólo guardo y creo

en algunos principios ya lejanos y ajenos.


La rabia de los días es ahora un recuerdo

que, a veces, me permite saber que no fui ángel

ni tampoco el demonio que hubiera deseado

o el canalla de barrio que soñé tantas noches.


Ahora, como el buen don Manuel escribió, “estoy

malo y ya no bebo lo que han dicho que bebía”.

Ya no tengo pasiones que pueda llamar mías

aunque en ocasiones vengan mordiscos del pasado.


Si sumo las preguntas, fueron más las respuestas

que nunca me llegaron y ahora tengo más dudas.

El futuro es un barco atracado en la noche

y el pasado una fruta que devoré sin hambres.


Duermo poco y no sueño. Sólo de cuando en cuando

me vienen viejos nombres como un licor dulcísimo

y siento por el pecho subir la borrachera

de unos besos que fueron madrugada de azúcar.


Escucho todavía promesas incumplidas,

y siento que hay un niño en el fondo del pecho

que me pregunta siempre por aquellos amigos

que no he vuelto a ver nunca o que nunca existieron.


No tengo biografía. En mis hijos se añade

la pasión por la vida el suave latigazo

de haber vivido, en fin, las horas y el pecado

de ser en un segundo palabra ya olvidada.

14 comentarios:

Cecis ... funámbula dijo...

Es un buen balance...un placer....ojala, dentro de unos pocos años, pueda tener en mi haber, la mitad de tus riquezas...
Un fuerte abrazo!!

síl dijo...

menuda autobiografia te has marcado en pocos versos :) -ni el mismísimo vilallonga- que lo que sigue sea, por lo menos, tan bueno como lo que fue...
besos y versos

Margarida dijo...

Ayyy mamááá...la que he liado! Yo lo dejé caer de coña joder!, pero bueno, si ha servido para darle salsilla al blog....Tu poema me parece fascinate literariamente hablando, pero NO me creo nada...Eso no es una autobiografía..lo intuyo...Contigo va más el título de aquel filme del grande Paco Martínez Soria..¡Estoy hecho un chaval! porque aquel otro de "Es peligroso casarse a los 60"...va a ser que no...y Bueno! esperemos que tampoco seas "El alegre divorciado"...Besos, campeón!.

Marlon dijo...

Poema muy emotivo, y lleno de imágenes en cada verso. 50 y 10, que diría Sabina.

Antoño dijo...

que buen poema, pero creo que el camino recorrido no es por nada que lo elegimos.

Gabriela dijo...

Tal vez 30 y 30 serían mejor, y mucho mejor 30 que faltan...Hermoso texto, estimado Sr. Serrano. Pero me llega un tanto doloroso y bajando la guardia. Le recuerdo que 'ahora' es 'todavía', por si tiende a olvidarlo. Como dice Stevenson En los mares del sur (un detalle en La casa de Temoana) -textos que he re-leído rápido y con gusto a partir de su comentario de días anteriores- "Ya nos habíamos hecho innumerables regalos (pienso en la vida de cada uno de nosotros, aunque tengo 47 y no 60, que probablemente es distinto); pero aún nos esperaban muchos más." Me gustaría saber que usted espera muchos regalos más de la vida… y de pasadita podemos esperar los que venimos detrás lo mismo...
Con afecto,
Gabriela

txilibrin dijo...

Muy bueno para escribirlo con 60 años, jajaja
Hoy me siento mala :D

Un besazo, y que a tu edad esté la mitad de bien

Paseando por tu nube dijo...

Que tierno resumen (parcial) de esos fructíferos 60, me encantará dentro de unos años, ya pocos, poder (saber) corresponder con una recapitulación de los míos, me faltan 7 y al leerte, me haces dudar si son 7 minutos o 7 días, siento tanta paridad de ideas, sentimientos y vivencias, que no creo que pueda albergar esperanzas de cambios notables, aunque esta vida nos sorprende algunas veces, tanto como la Administración para la que trabajo y a la que llevo un tiempo solicitando traslado a alguna embajada o consulado de Sudamerica y si lo llegara a conseguir seria la guinda de mi carrera administrativa antes de la ansiada jubilación y retiro a una zona costera y tranquila de España.
Pero, perdón, hoy estoy aquí para disfrutar, una vez mas, de tu pluma.
Gracias Rodolfo, por estas muestras de humanidad que nos vas regalando.
Besos

yo mismo dijo...

me ha encantado. hoy tu pluma nos lleva al sentir de un hombre experto, que ha vivido muchas de las cosas que todos queremos llegar a vivir, sin embargo sesenta aún son pocos años.

la vida nos trae años, nosotros buscamos en ellos sus experiencias, sus sueños, sus colores y sus sabores... bebamos de esta copa del tiempo.

búho dijo...

Lo más triste de tener sesenta años es que aún tendrás que simular que trabajas unos cinco más. Un fraude a las arcas del Estado y un suspiro para las cuentas de Solbes y sus pensionistas. Brindo por ello desde Gades, al Sur, y siento que no pagues las copas. Ya volverás a hacerlo. Por cierto, creí por el título "Los Sesenta" que el poema versaba sobre la "década prodigiosa"; pero el verdadero prodigio es el pacto que has hecho con el diablo para mantenerte así con más años que un bosque, joío.

VICTOR ALFARO dijo...

¿Qué hay que hacer para escribir así? no es necesario tener 60 tacos, no? jejeje! preciosos versos, melancólicos, ligeramente desoladores y cargados de verdad.
Abrazos

Lilit dijo...

Bellos tus versos, enternecedores y reflexivos.
La edad...
El tiempo...
Conceptos tan relativos y limitantes.
No te conozco pero presiento en tus letras que estás mas vivo que nunca, mas vivo que antes y que siempre...
Este es tu momento. Disfrutalo mucho asi (nos lo transmites en tus letras).
Mas saludos!

SONIA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SONIA dijo...

"La rabia de los días es ahora un recuerdo

que, a veces, me permite saber que no fui ángel

ni tampoco el demonio que hubiera deseado

o el canalla de barrio que soñé tantas noches. "

Una estrofa definitiva porque saber asumir que en la vida existen muchas operaciones aritméticas que afortunadamente no dominamos, es la única señal que nos garantiza que hemos vivido.

Saludos.