jueves, 20 de septiembre de 2007

Pisos

Posiblemente sea el asunto de la vivienda uno de los más dolorosos. Todo ser humano necesita refugio, un lugar que pueda llamar suyo, un lugar para guarecerse del miedo, de la intemperie, del frío. Y paga, por ello, durante toda su vida. No es metáfora.

Anuncian ahora nuevas medidas: ayudas al alquiler, ayudas para pagar las hipotecas, créditos blandos. Nadie encara el verdadero problema: el precio, claramente, excesivo de cualquier vivienda. En los últimos años el precio de la vivienda ha subido de forma vertiginosa. Se necesitan ahora 7 años y medio de salario para pagar un piso.

Los salarios de los albañiles, de los fontaneros, de los carpinteros, de los encofradores no han subido en la misma proporción. Tampoco los precios de otros bienes de consumo. Tampoco los materiales de construcción. ¿Qué ha subido entonces? Parece que lo que ha subido de forma meteórica es el suelo, la tierra donde se asienta la construcción.

Pero ningún Gobierno se atreve a entrar en esa batalla. Sube el suelo porque es un bien limitado, porque está en manos de pocos, porque sin suelo no hay vivienda. No hablamos de expropiar la tierra. Pero sí de controlar lo que todos admiten como un fenómeno especulativo. Se regula el precio del pan, se regulan los precios de otros bienes de primera necesidad. Pero nadie se atreve a entrar en la regularización del suelo, como si la vivienda no fuera un bien de primera necesidad.

No hay nadie que no admita que se está produciendo la especulación con la vivienda. Nadie. Pero, mientras, se habla de ayudas que sirven para muy poco, de sistemas de alquiler y nadie, ningún Gobierno, se atreve a intervenir directa y responsablemente sobre el suelo.

Leo en los periódicos que hay un constructor, en una población cercana a Madrid, que está construyendo viviendas a menos de la mitad de precio que las que están levantando al lado mismo de sus promociones. Él puede construirlas y gana, además, dinero. Me cuentan que hay alcaldes que le han ofrecido tierras para que construya. Él puede hacerlo. ¿Por qué no los demás? Pero me cuentan que el hombre está teniendo amenazas de grandes constructoras, de especuladores que no quieren un ejemplo tan molesto. es, sin duda un mal ejemplo demostrar que se puede construir barato.

El Gobierno, mientras tanto, continúa ofreciendo un puñado de euros para que los jóvenes se hipotequen de por vida. Y dicen que es una medida social. Qué cosas.

7 comentarios:

Margarida dijo...

Albricias!!!! Ha vuelto!! Ya tenía un mono del blog que parecía King-Kong...Pues así es Rodolfo. Parece que como en muchos otros aspectos de la vida, se están paliando los síntomas pero no se está haciendo nada por atajar la enfermedad de raíz...y es que miedo me da! pensar en todos los hilos y tejemanejes que puede haber tras las grandes constructoras...a mi entender: MAFIA, pura y dura.

yo mismo dijo...

y dicen que ya no es tan buen negocio... pero lo cierto es que a este paso puede que no nos de tiempo a pagar una hipoteca. y tienes razón en que no pueden llamarse medidas sociales si de lo que se trata es de ayudar a pagarlas pero no a evitar que las tengamos (¡al menos no tan exageradamente grandes! ¿podré comprarme un piso alguna vez?)

ya no es la fe sino el dinero el que mueve las montañas.

síl dijo...

totalmente de acuerdo con la reflexión de fondo... y final...
hoy estaba ojeando en el periódico de que iban exactamente las ayudas y realmente no me parecen nada útiles... sí, te dan unos cuantos miles de euros pero si los precios siguen estando tan por encima del valor real siguen sin alcanzar para nada... nadie ataca al problema de fondo porqué la construcción es el sector más potente...
por qué un gobierno dicho de izquierdas no hace políticas realmente de izquierdas?
uf, me irrita este tema!

un abrazo!

La_Oli dijo...

Me encanta tu crítica y tu mirada abieta al mundo. Desde las canciones que hiciste con Ismael, csillas qu leí con Daniel... y hoy por curiosidad descubro esto...
Ahora, a seguir descubriendo...
Gracias.

txilibrin dijo...

El tema me escama, a todos. Mis amigas se han echado novio, y se compran un piso ahora, ¿es eso lo que me espera? Yo quiero un piso para mi, que sea mío, pero primero tengo que buscar novio... O al menos así están las cosas si quieres poder pagar la hipoteca... Un asco la verdad...

¡Viva el pocero!

Paseando por tu nube dijo...

Tema tabú en España, y el problema ya no se centra solo en los jóvenes, cualquier persona que hoy desee comprar un piso, tiene que hipotecar su sueldo y su vida hasta su fin.
A la inversa, yo en la actualidad estoy intentando vender mi casa nunca para especular, si para comprarme otra mas pequeña, pues al quedarme sola y vivir lejos de la capital (donde aún trabajo) intento acercarme, ni siquiera puedo vender para comprar, si consigo lo primero, el precio de cualquier apartamento pequeño para mi, es casi imposible de pagarlo si no me hipoteco, a mi edad!!.
Gran problema, amigo mio.

Marta dijo...

Ayer fui a un sorteo de pisos de protección oficial...casi dos años esperando el momento y bueno, no nos tocó :-(... a pesar de vivir en un pueblo pequeño éramos 200 para 50 pisos...Un pueblo que no supera los 7.000 hab y con pisos que no bajan ¡¡de los 300.000 euros!!! Esto es una locura ...