lunes, 24 de septiembre de 2007

La felicidad

Ahora eres feliz. O eso me cuentas.

Yo no sé si el amor tiene retornos,

o el corazón latidos que no fueron.

Sé que la esperanza es el espejo

en el que uno se afeita la nostalgia

después de haber soñado cualquier noche.

Sé que existen palabras como látigos.

Y caricias con sal en las heridas.

Y que a veces se llora tras un beso.

Sé que un nombre puede ser el paraíso.

Y que hay cuerpos que saben del cansancio.

Y que hay copas malditas que emborrachan.

Y sé que la verdad tiene mil rostros.

Que me dijiste un día: “Soy feliz”

treinta minutos antes de dejarme.

19 comentarios:

Margarida dijo...

Concho Rodolfo! Danos tiempo!! Aún estaba intentando despertar a mi media neurona para comentar lo de Fujimori y ya me aparece esto...a ver si te crees que todos tenemos tu agudez mental!!. Precioso poema, cargado como siempre de realidad, de sensaciones comunes y universales en el ser humano. Contado con tu estilo, único en su especie...me gustaría saber cómo lo consigues o más bien, "que planeta reinaría" aquel agosto de 1947. Besos

SONIA dijo...

"Sé que un nombre puede ser el paraíso.

Y que hay cuerpos que saben del cansancio.

Y que hay copas malditas que emborrachan."...
Rien ne va plus. Tratar de buscar las palabras capaces de expresar las sensaciones que llegan tras sus "concretas palabras" es hoy una partida perdida.

Es fántastica esa sensación de contar con poetas que no te defraudan nunca.

Un abrazo

Regina dijo...

Sr Rodolfo,

deme un poquito del desayuno que toman en su casa. Yo también quiero escribir de esa forma. Con esa tan poética melodía y ese saber contar historias y sensaciones con las palabras justas, las palabras precisas, las palabras perfectas.

Y no sólo usted tiene esa increible capacidad sino todos sus hijos. Viva la madre que parió a toda la generación serrano!!!, si usted me lo permite, claro está.

Saludos.

Paseando por tu nube dijo...

Cuánta verdad proclaman tus palabras, cuántos reflejos vividos, ahora escondidos tras falsas sonrisas.

- Cómo lo llevas? Estás ya bien?
- Mejor que nunca, ya no queda en mi vida ni la sombra de su estela. Soy feliz (repite tristemente).

Un beso, amigo

PD. Ya que yo no pude contarte que tal fué en la Fnac, te toca a ti actuar de narrador, te dejo mi correo:
mjsanch@hotmail.com

Fernando Sarría dijo...

este con tu permiso lo subo al crepusculariosiglo21...abrazos.

Javi dijo...

Hola!!
Descubrí su blog hace unas semanas y quisiera felicitarlo por tal trabajo.
Sus poemas me parecen preciosos y sus articulos son la vida misma.
Me he tomado el lujo de anunciar su blog en el mio, espero no le sepa mal mi osadia.
Felicidades por el blog
-javi-

Gabriela dijo...

También estaba intentando reponerme de la lectura de Oración y Archivos digitales, Sr Serrano, y nos sacude con La felicidad y Fujimori. No nos da tregua, por cierto...
Tanto que decir de la justicia en Perú y Chile, justicia que anda por ahí ciega, sorda y muda, mientras día a día los olvidados buscan las formas más nobles para vivir con esperanza a pesar de la corrupción, de la indiferencia, del narcotráfico, de las inimaginables desigualdades, del miedo. Son tiempos duros para la mayoría de los habitantes de estas tierras, especialmente para los jóvenes. A pesar de ello, siguen vivos, seguimos vivos.
Como triste botón de muestra de lo que vivimos por estos lados del sur, es también la cancelación del concierto en homenaje al Che Guevara, donde cantaría también su hijo. Hemos recibido con indignación y tristeza la noticia que la suspensión se debe a que ha sido catalogado (por el gobierno) como un concierto de alto riesgo… Francamente, da vergüenza y no resiste comentario. Aquí estamos con las entradas compradas y con la rabia que hierve.
A pesar de todo creo que, a veces, somos felices, aunque nos ronde el que nos sintamos condenados a cien años de soledad y no vislumbremos esa segunda oportunidad aquí en la Tierra (tomo palabras de García Márquez).
No lateo más.
Con el cariño de siempre,
Gabriela

Ana dijo...

Será a esperança um espelho ou um refúgio?
Felicidade, existe?
Onde andará?

Mais uma vez, um belo poema!
Como diz, e bem, Margarida "que planeta reinaria, aquel agosto"?
Um abraço. Ana

Gastón Martorelli dijo...

¿Cómo te (le) va?
No se a esta altura a tutearte o no, pero bueno, los porteños somos así, solemos ser confiados...

Por si no me recordás, soy el de cuarto-menguante.blogspot.com, y quería gradecerte por el mail que me enviaste, y para decirte, otra vez, que lo tuyo es sensacional...

Claro, no soy quien para decirlo, pero lo hago desde la mirada de un novato...

Gracias, nuevamente...
Abrazo fuerte

Gastón Martorelli desde Buenos Aires, Argentina...

carmen dijo...

historia extrañamente conocida... es un recuerdo q no esperaba expirementar en mucho tiempo...

Antoño dijo...

que buen poema, creo que a todos nos ha pasado eso, creo que todos antes de algo duro, o dificil somos felices, saludos

txilibrin dijo...

Aunque lo leí ayer primero donde te plagiaban, me ha encantado volver a hacerlo.

Gracias

Azul78 dijo...

Se que un nombre puede ser el paraiso...

pero el paraiso es un mundo tan distinto al mío... no se parece ninguna letra...

En fin, con permiso...

Azul78 dijo...

Gracias

Eclipse dijo...

y qué decir de la felicidad antes del olvido, de esta mejoría de la muerte...

Casablanca dijo...

Leía entre las páginas de un viejo amigo, un libro de esos a los que te aferras para no sentir el desconcierto del mundo y creer todavía en la firmeza de algunos principios, que con el paso de los años ( los nuestros, los de cada persona), ya no es posible inventar nada. No al menos algo nuevo. No sé si será cierto o no, tampoco me importa mucho. El caso es que sus palabras esculpidas en poema llamarón mi atención, movieron mis entrañas y sin embargo no son letras que no haya leido ya alguna vez... Acaso no es eso crear?.

Un abrazo y gracias.
María.

Cecis ... funámbula dijo...

Una maravilla, Rodolfo, no me extraña, me deja sin palabras, me duelen un poco las que tengo, lo dices tan bien, tan exacto, tan pintado que puede verse en el aire....
Gracias por tu generosidad.
Te dejo un fuerte abrazo desde esta Buenos Aires que se te gusta tanto.

Vértigo dijo...

Me ha gustado mucho. El final me ha llegado demasiado... Es tan doloroso cuando alguien te dice que es feliz y al momento se va de tu vida...

nestor dijo...

Se llora tras un beso y un nombre puede ser el paraiso...

Muy cercano el estilo, me ha llegado muy profundo.

"Tu nombre es el paraiso y aquel beso abrazado al recuerdo, un oasis de esperanza.
Al irte , te nombro, me miras, te vas y tus lagrimas quedan conmigo"

Un abrazo