martes, 4 de septiembre de 2007

Princesas

Dicen, leo por ahí, que la Princesa de Asturias, Leticia Ortiz, se reincorpora al trabajo, tras su baja maternal. Y aparece, sonriente y feliz, en las televisiones acudiendo a un acto oficial. La princesa ha estado de baja por maternidad, Acojonante, vaya. Este verano se la ha visto en el yate real disfrutando del sol, del mar y de la tranquilidad, como cualquier muchacha española.

El otro día oía a una periodista de las que confunden la información con el chismorreo, decir, muy suelta ella, que, al fin y al cabo, el yate era un regalo de unos empresarios al rey.Y que el rey, generoso él, lo había donado al Patrimonio Nacional. Qué bueno es el rey de España, que no quiere nada suyo. Lo que no contaba la periodista pelota es que, pasando el yate a Patrimonio se evita todos los gastos que se derivan de su mantenimiento, atraques, pagos de personal, etcétera, etcétera.

No sé el tiempo que le queda a la Monarquía. Y tampoco es que sea una de mis prioridades. Pero lo cierto es que resulta casi rayando en lo obsceno el espectáculo de esa Familia Real, cada vez más larga, disfrutando de los largos veranos a costa del presupuesto. nadie sabe en qué se gasta el Rey esos casi 8,5 millones de euros que le caen año tras año en los Presupuestos Generales.

Tan obsceno como una Princesa que necesita un periodo de baja de varios meses antes de cumplir con sus escasa obligaciones de acudir a recepciones y actos oficiales de tan escaso interés. Ahora dicen que la Infanta Leonor, a la que han paseado por televisiones y revistas buscando la complicidad de la buena gente que sublima las gracias de cualquier niña de la edad de Leonor como si fueran intrínsecamente ligadas a su estatus real, va a ir a una guardería. Supongo que será un guardería real.

No es demagogia. Pero cualquier trabajadora de la edad y al situación de la Princesa se vuelve loca para buscar una guardería a sus hijos. Leticia no tendrá ese problema. Por cierto La familia Real danesa lleva a sus hijos a guarderías pública. Tal vez porque en países de larga tradición democrática las guarderías públicas nada tienen que envidiar a las privadas.

En España vivimos situaciones absurdas. Los mismos políticos que defienden la sanidad pública van a hospitales privados cuando tienen que tratarse de cualquier dolencia: los de derechas y los de izquierdas. Lo público no es de fiar, aún siendo de los mejores sistemas del mundo. Será porque siempre es molesto compartir sala de espera con el albañil o el zapatero o el empleado de un banco.

Resulta cada vez más cansado el debate de la Monarquía. Cansado por inútil. A ver si es verdad que con Juan Carlos de Borbón se acabe este absurdo de una institución que no representa a nadie ni ha sido elegida por nadie. Salvo por Dios todopoderoso. Y ya sabemos los errores que suele cometer Dios cuando de pone a elegir. Véase, sin ir más lejos, la historia de los Papas.

11 comentarios:

Julia dijo...

Ojeando la web de ismael he llegado hasta aqui y me he quedado embobada leyendo cada una de las palabras que ha escrito... Bueno, yo soy una chica de 18 años que a menudo se encuentra confusa en una realidad que poco se parece a lo que yo corroboro como digno y humano...incomprendida por muchos, busco en otros la constante compañia de saber de que no soy la unica que esta en contra de un sistema que hoy como ayer sigue sumiso a 4 mangantes que aprovechan su poder para deleitarnos con sus continuas disputas y sus pocas soluciones... Por otro lado, cambiando de tema, me siento abrumada porque, aun siendo joven, veo como muchos viejetes nos van dejando con sus derrotas silenciadas...mi abuelo, por ejemplo, que aunque no nos ha dejado, se que tarde o temprano lo hara...y me siento tan mezquina...mezquina por no saber devolverle esa lucha como se merece...quiza nosotros tambien seamos su derrota, los enterradores de una ilusión olvidada por tantos...
bueno...cortare aqui mi escrito que creo que me estoy extendiendo demasiado...;simplemente, gracias por escribir y darme una pizquita de esperanza... un beso.

Margarida dijo...

Ay Rodolfo, si lo peor aún no es el mantenerlos, sino la desfachatez y la naturalidad de los comentarios como si tal cosa..."Letizia vuelve al trabajo...". Creí sinceramente, que volvía a presentar el Telediario..lo juro!! Es que no me cabía en la cabeza..."su trabajo" como princesa...
Y luego el oscurantismo en los presupuestos Reales, que hasta ahora casi ni se sabía a cuanto ascendían y lo que aumentarán en regalos hechos por propias empresas, joyeros, tiendas de moda...Sinceramente, no les envidio, pero jode mucho partirse la espalda y estar todo el día con la lengua fuera para llegar a "casi nada" y que esta gente lo tenga TODO por puro rostro. ¡Viva la República! y que nadie le tema, que muchos ni se dan cuenta que estamos rodeados. Véase Francia, Italia y como no PORTUGAL!! Aí ao ladinho...beijos Ana!.

Alicia dijo...

La princesita Leonor y su hermana tambien nacieron en una clinica privada, con lo bien que estan los hospitales publicos!!!!
Cada dia me sorprende mas esta familia telerin... pero bueno, ahora hay que esperar a que la princesa Letizia no se acoja a eso del sindrome postparto y se pille otra baja...

Cambalache dijo...

Maestro Serrano, olvida que uno de los primeros actos laborales a los que asistió Leti fue un cumpleaños en Holanda. Con lo que cansa soplar velas. No sea injusto buen hombre

Nuria dijo...

Y el Principito, al partido de anoche de la selección española de baloncesto, en el palco de personalidades.

Yo también quiero un trabajo así.

síl dijo...

... quizás podría declarar mi piso patrimonio nacional?!?!?! podría ser la muestra perfecta de un piso viejo, reaprovechado, pequeño, sin ascensor, de precio desproporcionado, con grietas por donde trepan ratones y cucarachas (no os asustéis, de momento sólo uno de cada)... así, como muestra de como vive un joven mileurista (muy afortunado) en el s.XXI...
vamos, como para plantearse llevar al mundo una amiguita para leo :S

buen resumen, rodolfo!
besos

Ana dijo...

Lendo estas linhas de Rodolfo, fico pensando que nós,"pobres portuguesitos" temos pelo menos a sorte de ter uma república, em que o presidente é eleito pelo povo. Poderá a escolha nem sempre ser a melhor mas ao menos podemos sempre dizer que, caso não se goste "não foi com o meu voto"! Não sei se estaremos melhor por isso, mas uma coisa é certa, também não compreendo porque é que há reis (e rainhas e principes e princesas...)
que vivem rodeados de luxo, sem que precisem de esforçar-se para nada. É quase obsceno, olhando os que tanto têm que trabalhar para terem tão pouco.
Abraços desde esta república.

Romano dijo...

Plas,Plas,Plas (Aplausos),mas claro que el agua ..

Me gustaria a mi escribir asi de los Politicos Argentinos ,que piden,piden y no dan a cambio nada,no hay uno solo pobre,seran Reyes o Principes ?? caraduras seguro.

Abrazos Rodolfo !!!

Angie dijo...

Es asombroso que en un pais democrático no haya habido más debate sobre la baja maternal de una princesa.Es increible también que solo hubo algo cuando trascendió el supuesto cabreo por la publicación de una foto en la visita de la familia real saudí.En fin, no sé como calificar a un pais en que el único debate sobre la jefatura de estado se queda en los comentarios del "experto en la familia real" y de otros periodistas del corazón que no dejan de mostrar adulación. En otro orden de cosas, Rodolfo, ha sido para mi un placer descubrirte en la red ya que echo de menos las crónicas de la Asamblea de Madrid que publicabas en El Pais. Gracias por tus opiniones y tu actitud.

yraya dijo...

Igual igual que un ciudadano cualquiera elegido al azar, sin es que para campechanos que les llamen a ellos.
Bienvenido y saludos

UB dijo...

Que sí Rofolfo que eres muy poco considerado, que saludar con giro perfecto de muñeca y cortar cintas inaugurales cansa mucho. Que no lo sabes porque eres plebeyo pero sí.

Cuidado a ver si algún juez aburrido te monta el pollo por injurias a la Corona.

Yo tengo al esperanza de que cuando acabe el juancarlismo (el Rey ya no es un veinteañero)la gente reconsidere que hay más opciones aparte de esta obsolescencia.