miércoles, 26 de septiembre de 2007

Destino desconocido

Destino desconocido

Escríbeme esa carta que ocultaste

en tu carpeta escolar azul celeste.

Y dime lo que nunca me escribiste:

Que el mundo ya está en paz y que aún me quieres.

Y ponme los semáforos en verde.

Y vísteme las plazas con tu risa,

párteme el pan, sírveme el vino, dame

el somnífero de todos los insomnios.

Y hablemos de las cosas que un día fueron.

De cuando me pedías en la noche

abrazos contra el miedo y la distancia

la palabra más dulce de mi boca.

Dame el sabor de cada cigarrillo

compartido en la alta madrugada.

La hora del frío y tu vestido blanco,

el exacto tictac de tu reloj.

Yo te daré la piel de los recuerdos,

la tristeza de mis huellas digitales,

la distancia entre mis labios y tu pecho,

y la muerte que llega tras amarte.

Porque ahora que ya todo es diferente,

y no hay tren que nos lleve hasta estaciones

perdidas de un país desconocido

quiero saber de nuevo que eras cierta.

11 comentarios:

Margarida dijo...

Joder, Maestro, aún por encima vas y te superas cada día!!!. ¿Será posible!!!???

SONIA dijo...

Bueno Rodolfo, un poema en el que se nota sin duda el oficio de "sus huellas dactilares". Decía Carmen Martín Gaite o su "Caperucita" que no se debe tener miedo a vivir y yo añado que a lo que se debe tener miedo es a la posibilidad de no vivir. La vivacidad de sus poemas así lo atestigua. Sus poemas merecen ser vividos por el esfuerzo que hace para sacarlos de la indidualidad de la que nacen.

Un abrazo

Marta dijo...

(...)" De cuando me pedías en la noche abrazos contra el miedo y la distancia"(...)
Yo pedí esos abrazos en una ocasión y luego cuando tomamos caminos distintos, todo fue más miedo y más distancia...
Gracias por compartir tanto en su blog.
Pd: y que no se me olvide... mi enhorabuena por " Para médicos y amantes".
Saludos

Azul78 dijo...

A mi me llegó ayer la carta... justo ayer quemaba en el buzón, para luego quemarme a mi los ojos...

A mi me llegó ayer la carta, y aun ahora, me estoy recuperando...

Gracias

txilibrin dijo...

Y lo que te queda por compartir :D

Gabriela dijo...

...Me ha dejado en silencio -como cuando te acercas a un destino desconocido- y abandonada en la ternura de dulces palabras.
Un abrazo, querido Sr. Serrano.
Gabriela

Piluchi dijo...

Y ahora que todo es diferente... aún sentimos la necesidad a veces de que nos cuente lo que fuimos... de que nos diga que nos amo... de que nos diga que nos ama...

Y yo aún pasados tantos años... desearía oirlo de sus labios... leerlo de sus letras... y hoy después de tantos años de nuevo se que es imposible... de nuevo se que aquel día fue el último... y con su "ahora es nuestro momento" me consuelo...

Gracias por traer a mi memoria recuerdos del pasado... recuerdos que a veces parecen muertos... pero que sólo estan dormidos... gracias porque ahora después de tantos años ya no me hace daño recordar... y es lindo volver a aquel lugar...

Un abrazo enorme... de verdad...

Paseando por tu nube dijo...

Amigo, apuntas con tu pluma y simpre haces diana.
Quizá es que la vulnerabildad del ser humano, nos convierte en dianas móviles para los sentimientos.
Parece que casi todos los que te hemos leido hoy, de una u otra forma hemos esperado esa carta, incluso algúno hasta la habrá recibido, yo soy del grupo de los que esperaban, no me llegó nunca.
Disfruté de esas vivencias, pero también sufrí inolvidables consecuencias. No desaparecen las heridas, duelen en los cambios de tiempo, al salir la luna y hasta cuando me deslumbra el sol.
Un beso, Rodolfo

Antoño dijo...

que buen poema, el final me ha encantao, a uno le vienen recuerdos.
el poema de PROBLEMAS DE GEOGRAFÍA PERSONAL que puse es de Luis Gárcia Montero. Un saludo

síl dijo...

habrás pensado en ir recopilando estos poemas y hacer otro libri, no? precioso... [Yo te daré la piel de los recuerdos,la tristeza de mis huellas digitales...] uf!

besos

Hada dijo...

Enhorabuena caballero, ahora se donde le viene a Ismael todo lo que lleva dentro. No puedo pasar por aquí sin preguntarle si era realmente usted el que se pasaba por el libro de visitas de la pagina de su hijo, y nos escribia de vez en cuando, o había alguién que se pasaba por usted robandonos esa ilusión. Besos y sigan así.