lunes, 18 de junio de 2007

Cárcel para los sindicalistas

Acaban de ingresar en prisión Juan Manuel Martínez Morata y Cándido González Carnero. Están condenados a tres años de prisión porque durante las protestas laborales de 2005 unas cámaras de vigilancia sufrieron daños importantes. Tres años. Son los dos sindicalistas en los que se inspiró Fernando León para hacer la película Los Lunes al sol.

Se celebran ahora los 30 años de democracia. Y como en esos treinta años se ocultará ahora la existencia de líderes obreros en la cárcel. En los años de la Transición que celebran hoy como protagonistas los mismos que persiguieron a obreros y estudiantes, numerosos obreros pagaron con prisión su lucha por la libertad.

No ha sido noticia de primera página el ingreso en prisión de Juan Manuel y Cándido. No es noticia. Ellos eran los responsables de las protestas y, por tanto, los responsables de la rotura de unas cámaras callejeras de vigilancia. Es la fuerza de la ley. Manda huevos.

Mientras ellos están en la cárcel, los Albertos, condenados en firme, siguen desde hace años en la calle, el banquero Botín es absuelto y otro juez considera que el presidente de Air Madrid no es responsable de lo que ocurrió en su compañía, con cientos de viajeros estafados. Por citar sólo los que recuerdo de memoria.

Hay ley para ricos y ley para pobres. Un desgraciado toxicómano ha pasado 15 meses en la cárcel, después de haber sido absuelto, por un error de todo el aparato de la Justicia. Los ricos no suelen entrar en la cárcel, salvo casos muy escandalosos. En Estados Unidos -tomo nota Gabriela de que no sólo ellos son americanos- los ricos pueden pagarse su celda con todos los lujos. En España no van ni siquiera a ella. Los jueces mandan mucho.

Es, sin duda, la ley de oro: quien tiene el oro hace la ley.

6 comentarios:

txilibrin dijo...

La verdad es que pocas cosas hay justas, en cuanto a justicia se refiere... Como el Farruquito, que estoy convencida de que si no llega a ser famoso se quedaba en la cárcel un muuuy buen rato...

Margarida dijo...

Querido Rodolfo, la verdad, que estas cosas tocan los huevos de verdad, la injusticia en sí pero más la poca divulgación, porque si fuésemos conscientes de ello y nos lo anunciasen a bombo y platillo cual final de liga, nos podríamos movilizar. Como se han movilizado en Ferrol en favor de su Patrón Mayor de la Cofradía de Pescadores. Sí, claro, al final le soltaron pero ¿que delito tiene impedir que entre en el puerto de tu ría una bomba de relojería que no sólo se està cargango tu flora y fauna marítima sino que se puede cargar media ciudad el día que estalle? Pues ahí tienes... yo creo que si estas cosas fuesen lo suficientes divulgadas y atendidas por la prensa, la gente reaccionaría más y si hay que tomar la Bastilla otra vez, se toma, pero ya lo afirma el dicho..."Pannes et circense" y a vivir que son dos días!

Abril dijo...

A mi lo que me parece injusto es lo poco que vale la vida de un hombre, alguien dijo alguna vez que la justicia es implacable con los que no tienen güita, que razón tenia.
Es muy triste la demagogia que utilizan algunos en busca de votos, proclamando gritos y de igualdad y libertad, que triste!!
Buenos dias Rodolfo.
Besos.

Anónimo dijo...

Hola Rodolfo:
Esto también se ha globalizado, aquí en el sur las cárceles abarrotadas de pobres, analfabetos,etc. Pero los grandes delincuentes que hacen daño de verdad, están muy cómodos en sus casas, y uno creía que el gobierno socialista cambiaría algo, ingenua de mi. Como dijo el cura Romero, muerto en Centroamérica, la justicia es como la serpiente,muerde siempre los pies descalzos. Verdad, cuánta verdad. Un beso. ANA (de Montevideo)

alicia dijo...

Hace algunos años en la prensa se publicó una noticia similar, un hombre que tenía 34 años acababa de ser sentenciado a 6 años de prisión porque cuando tenía 19 años robó unos Levi's... sin embargo un cacique de mi pueblo mató a otro hombre (es reconocido publicamente)y nunca ha pisado una cárcel... son ejemplos a pequeña escala.
El dinero mueve montañas... como no va a comprar a un tribunal??? asi, que mientras tantos, los pobres a currar, a cumplir con hacienda, a j....... y aguantarnos.

Gabriela dijo...

A propósito de sus tres últimos artículos, Sr. Serrano, y tal como van las cosas (ni le cuento como andamos por casa) pienso en Cambalache de Santos. Me suena, ahora, ingenuo y cándido, aunque me sigue gustando. ¿Qué tango cantar y bailar en este siglo?

Me emocionó su ‘toma de nota’. Simplemente, gracias.
Con afecto,
Gabriela