miércoles, 27 de junio de 2007

Manolo Amor

Ha muerto Manolo Amor. A mucha gente no le dirá nada este nombre. A mucha gente le emocionará este nombre. Fue uno de los dirigentes obreros más respetados de Galicia. El primer secretario de CC OO de Galicia. Y uno de los últimos que abandonó la cárcel. A Manolo Amor lo juzgaron y condenaron en un tribunal militar.

Habían aparecido unas octavillas de Comisiones Obreras en una fragata que se estaba construyendo en la Bazán. Al ser una fragata militar, propiedad del Ejército, se le juzgó por lo militar. y fue condenado a varios años de cárcel que hubo de cumplir íntegros. Para él no hubo amnistía. Salió de la cárcel en 1976.

Tuve la enorme suerte de conocerle cuando, con mi hijo, escribía el libro "Toda España era una cárcel". Fue generoso y amable conmigo. Me acompañó a presentar el libro en Galicia y compartí con él vinos y risas y amistades. Me contó cosas que no están en el libro. Algunas las he contado aquí en este blog. Como cuando el comandante de la prisión no le comunicó que su hijo pequeño había muerto en un accidente ante las mismas puertas de la cárcel donde él estaba. Manolo se enteró por un compañero y hubo de llorar en soledad la muerte del hijo porque aquel hombre le negó la salida para asistir al entierro.

Me contó que nunca pudo comprender aquella crueldad y que años más tarde se encontró por la calle al comandante que le había impedido asistir al entierro del niño. Me dijo: "Fui hacia él dispuesto a todo. Pero al llegar a su altura sólo vi un pobre viejo tembloroso. No hice nada. Ya le había castigado la vida.

Era de una grandeza de corazón magnífica. Un ser humano excepcional. Ha muerto de cáncer de pulmón provocado por el amianto que manejaba durante su trabajo en la Bazán, Del mismo cáncer del que murió su amigo y compañero de sindicato y cárceles José María Riobó.

No sé qué puedo decir de él. Siempre he admirado la generosidad de quienes sufrieron prisión. Pero quiero recordar una frase que él me dijo cuando preparábamos el libro. "Mira, yo no pido nada. no guardo ya rencor, pero, coño, todavía estoy esperando que alguien me pida perdón por aquello, que el Ejército, que alguien venga y me diga: Perdona, Manolo, te destrozamos la vida por unas octavillas, te dejamos sin tu mujer y sin tu hijo. Te encerramos en la cárcel por nada".

Nunca nadie le pidió perdón, aunque él si perdonó a todos.

9 comentarios:

Margarida dijo...

Así es, amigo Rodolfo. Esa quizás fue la grandeza de Manolo Amor, perdonar por encima de todo aún saiendo que nadie le pidió perdón a él...Ya tiene coña, ser sindicalista y morir por una enfermedad derivada de tu trabajo, y eso que lo denució en su día...pero ¡ya ves!, ahí tienes a las empresas y empresarios impunes por ASESINATOS. Y los sindicalistas siguen en la cárcel.

Anónimo dijo...

Que fuerte!

Gemma dijo...

Admirado Rodolfo, que dia más triste. Recuerdo cuando leí su libro, que el relato de Manolo me hizo derramar muchas lágrimas. Solamente leyendo sus palabras, podia hasta poner cara, cuerpo a una persona que fue encarcelado (al igual que tantos otros civiles)injustamente. Es una lección de humildad, de grandeza la persona de Manolo, no guardar rencor, aún negándole asistir al entierro de su propio hijo. Por él y por tantos miles de represaliados debemos pedir que se haga justicia, que se haga memoria histórica y que aprendan esos asesinos a pedir perdón.

Ana dijo...

Caro Rodolfo
Gostaria de poder ler o teu livro "Toda España era un carcel". Será que posso encontrá-lo em português? Ou em espanhol, poderei comprá-lo aqui? Também eu me emociono com esses testemunhos e me revolto quando vejo as televisões em directo transmitirem a saída da prisão, de uma menina rica que fez um monte de tonterias e centenas de flashes a registarem o momento. Como é injusto este mundo onde se premeiam os tontos e se ignoram os que lutaram para que todos pudessem viver melhor! Manolo Amor tinha de facto um nome lindo e pelo que contas foi tão lindo quanto ele. Quero muito ler esse livro. Um abraço.

Rodolfo Serrano dijo...

Querida Ana:
El libro Toda España era una cárcel no está en portugués. Sí en español. y supongo que se puede pedir a la editorial. su web es www.puntodelectura.com
Gracias por tus comentarios

Margarida dijo...

Prezada Ana,
Acho que en sites portuguesas de venta de livros, não o vai encontrar (eu já procurei algumas). Mas se tivesse dificuldades em conseguir, eu posso comprar por voçê e despois envio-lhe por Correio normal. Até se não morasse muito longe da Galiza, poderia entregar-lhe pessoalmente!!. Um abraço.
O meu mail é: margaridagm@yahoo.es

sibila dijo...

al ver el título de la entrada me ha resultado familiar... será porque hace poco he releído su libro y es uno de los capítulos que más se me ha quedado grabado por la dureza de la situación.
Y, si, es una injusticia que se suma a la cuenta pendiente que hemos heredado.

un saludo

Marlon dijo...

Recuerdo lo mucho que me impactó la historia de Manolo Amor cuando la leí por primera vez.

Lamento decirlo, pero me cuesta mucho entender que haya quien crea en Dios, habiendo historias como ésta.
Qué injusta es la vida.
Aprovechemos cada respiro que nos de.

Gabriela dijo...

Estimado Sr. Serrano, una nueva jornada triste por la muerte del Manolo Amor. No sé nada de él, salvo por sus palabras de abril y de hoy. Sin embargo, me conmueve, lo recibo como un hombre bueno y consecuente, de esos que, sin conocerlo, igualmente uno siente tanto su partida de este mundo. Su nombre ya sugiere su grandeza, su lucha, su testimonio, que usted describe, lo confirman. Pienso en él y pienso también en cuántas mujeres y hombres buenos y anónimos, para nosotros, aún viven sin haber escuchado un perdón por los maltratos, vejámenes, humillaciones y torturas. Ellos todavía están vivos y muchos de nosotros continuamos en silencio. Cuánto tenemos que aprender de cada uno de ellos y ellas. Triste jornada.
Un abrazo.
Gabriela