viernes, 22 de junio de 2007

Iglesia

Los obispos españoles no quieren que a los niños y jóvenes ciudadanos, a los que mañana dirigirán la sociedad española, se les eduque en los valores cívicos de la tolerancia, el respeto, lo laico... Dicen que lo hacen para defender el derecho a la libertad de enseñanza. Es curioso que entiendan como libertad de enseñanza el recibir sólo y exclusivamente la enseñanza religiosa.

Y más curioso que pongan condiciones a un Estado que paga a sus profesores, que sostiene a sus sacerdotes, que suelta religiosamente -y nunca mejor dicho- cantidades cuantiosas para mantener el tinglado.

La Conferencia Episcopal ha hecho un llamamiento para que la gente se eche a la calle a protestar por la decisión del Gobierno de incluir la asignatura de Ciudadanía en los cursos de educación. Una asignatura que está en, prácticamente, todos los países europeos. Pero sorprende, sobre todo, el cariño que los obispos han cogido a salir a la calle, a manifestarse contra el Gobierno.

En la dictadura no hubo ese afán de la Iglesia por defender las libertades -salvo alguna honrosa excepción-, sino todo lo contrario. La Iglesia colaboró activamente con la represión fascista tras la guerra civil, se puso al lado del vencedor y sirvió de brazo religioso contra quienes luchaban por una España distinta.

No merece la pena hablar de los pecados de la Iglesia, ni de la suntuosidad de sus ceremonias, el despilfarro de sus santerías, ni de los crímenes cometidos en nombre de un Dios marcado por la crueldad, inmisericorde e iracundo. Siguen como hace siglos. Creyendo que la moral les pertenece, convencidos de que sólo en una religión hipócrita y anacrónica se encuentra la verdad y la salvación. Una Iglesia capaz, en sus postulados, de condenar al limbo al niño inocente y no bautizado, capaz de negar el paraíso al hombre enfermo que acaba con su vida. Una Iglesia que ve a la mujer sólo como receptáculo y fábrica de hijos.

Estos señoritos, con sus pulidas sotanas, sus fajines de opereta, sus casullas y aparatage religioso insultante, tan lejanos de la doctrina del Nazareno, llaman a rebato contra el poder laico, contra todo lo que no se adapte a una concepción del mundo basada en la represión y el miedo.

Otra de sus reivindicaciones es que el estado pague a sus profesores de religión, pero reservándose el derecho de elegirlos ellos, de aplicarles sus propios baremos, de despedirlos cuando se les antoje... Ayer decía el portavoz de la Conferencia Episcopal que a los profesores de religión no se les puede aplicar la legislación laboral porque están sujetos al derecho canónico, a los contenidos del acuerdo entre el Vaticano y España, con lo que no se les aplicaría ninguno de los derechos tan duramente ganados por los trabajadores.

Es como si se defendiese que a un trabajador inmigrante no se le aplicara el Estatuto de los Trabajadores porque no son españoles y se les aplicara, por ejemplo a un chino, la legislación china, a un ecuatoriano, la de Ecuador y aun senegalés la de Senegal.

Saldrán a la calle, gritarán, arrastrarán a gente de buena y mala voluntad, y se llenarán la boca de palabrerío defendiendo la libertad de enseñanza. Para ellos, para los obispos, la libertad sólo se defiende si coincide con su idea represora de la enseñanza, en la que el sexo es sucio, la mujer obra del diablo y los hombres peones de un Dios absurdo que juega a los dados con nuestras vidas.


10 comentarios:

Margarida dijo...

Pues...ya está todo dicho! Por mi parte les pueden DAR POR CULO a cardenales, obispos, arzobispos, cónclave, la Curia y a la mismísima Santa Sede! Que pesadilla...me pregunto cuándo se le acabará el negocio...

todo lo que no fuimos dijo...

Buenos Aires esta igual Rodolfo,tan alegremente triste,tan generosamente brutal,tan horriblemente bella,tan de todos y de nadie.
Le cuento que yo vivo a 300km de Capital Federal, en una ciudad rural,por lo que queda invitado,cuando guste a pasar por mi ciudad General Madariaga a comer un buen cordero hecho al asador bajo la sombra de los arboles,saludos.

Paula dijo...

q lamentable lo q sucede con la Iglesia en España...y eso q en America Latina aprendimos de uds. QUE MAL EJEMPLO, espero q ese ejemplo tampoco sea llevado a cabo en mi pais, porq hasta donde yo recuerdo en 4º y 5º medio tuve la asignatura de CIENCIA CIVICA, en gran medida gracias a esos valores recibidos a mis 16 años soy lo q soy...

Sonrisas por los dias q vendran..

Gabriela dijo...

Contundente, Estimado Sr. Serrano, por decir lo menos… Me estremece, porque soy profesora. Cuántos temas neurálgicos nos plantea en su artículo para conversar y discutir en torno a la racionalidad –quizás sería más preciso decir irracionalidad- que se solapa bajo la bandera de la libertad de enseñanza proclamada por la Conferencia episcopal española.
Aunque con algunos matices distintos y con situaciones más dramáticas por la inmoral desigualdad que hemos generado como país, estamos en lo mismo. No obstante, por acá el debate aún es mediocre, tecnócrata y especialmente culposo… no en vano llegó la espada, la cruz y la culpa a estas tierras con la conquista española. Tendríamos mucho que conversar.
Como siempre, gracias.
Gabriela

Romano dijo...

Anoche fui a ver a Luis Eduardo Aute al Luna Park y hablando de su tema "Giraluna" contaba que todo tiene su opuesto o contrario por eso pensando en el Girasol creo el Giraluna,como Dios tiene al Papa,,todos los presentes aplaudimos,,,

pd yo agregaria a la lista Cardenales,Obispos etc,,,

MartaM dijo...

Hola,
soy nueva en esto de los bloggs, y este es el primer comentario que hago, pero es que el tema me toca de cerca, porque, aunque parezca mentira, soy una jóven creyente que está metida en la iglesia.
Pero mi iglesia no se parece a la que Rodolfo describe. Milito en un movimiento, la JOC (Jóvenes Obreros Cristianos),junto con muchos jóvenes trabajadores que luchamos por un mundo mejor y más justo. Creemos en el mensaje de ese Jesús revolucionario, que se llevaría las manos a la cabeza si viera lo que la Cúpula oficial dice y hace.
Como cristiana de base me siento herida cuando los obispos y su séquito dicen lo que dicen. Pero existe otra iglesia, que muchas veces no aparece en los medios, pero que está ahí, luchando.

Ana dijo...

Para mim "religião" deveria ser um tema para ser tratado em família, nas igrejas, nas mesquitas, nas sinagogas...não na escola.
Também sou professora e previligio os temas do respeito pela diferença, da liberdade de escolha, dos direitos e deveres do cidadão para com todos e com tudo.
Não deve ser a"igreja" a impor ao estado o que deve ou não fazer.
Mas isso , felizmente, também já começa a mudar!
Gostei de ler estas linhas.

síl dijo...

cuando escuché la noticia no lo podía creer, pensé que no la estaba entendiendo... pensaba que había una ley que iba en contra de las religiones o yo qué sé... pero no, se trataba sólo de una iniciativa que pretende educar a los nuevos ciudadanos (el futuro del mundo) en valores de respeto, tolerancia, libertad, justicia...
entonces, qué problema hay? es que la fe católica no promueve eso? pues, a mí, mis padres (católicos practicantes) me ensañaron eso... será que entonces ellos han sido unos malos católicos, unas malas personas?
yo, me alegro de haberme retirado a tiempo de esta farsa llamada iglesia (aunque respeto por completo a todos los que profesan cualquier religión)... sinceramente, si fuera de los suyos, sentiría vergüenza, como la que siente ahora mismo mi padre ante tal barbaridad...
quizás ésta sea la gota que colmó el vaso y quizás sea la excusa perfecta para que, des del gobierno, se les quite todo tipo de ayudas...

un abrazo

pd. con perdón! ... es que me exaspera!

alicia dijo...

Totalmente de acuerdo Rodolfo, la Iglesia hoy por hoy es un organismo arcaico, hipocrita, materialista, homofobo... tengo un monton de adjetivos negativos par ellos. A mi practicamente me quitaron mi fe a fuerza de calumnias, imposiciones y manipulación.
Que poco tiene que ver la Iglesia con la idea de un Dios... ahora mismo es un elemento de poder, de politica más... tiene un brazo muy poderoso (el Opus Dei) al cual pertenecen personalidades muy destacadas de la politica española, mientras la Iglesia este en el poder... mal vamos...

En mi opinión el Gobierno deberia retirar la partida presupuestaria hacia la Iglesia, cual es su opinión???

Ah!! ando un poco perdida... no conozco la calle Tabernillas... Un beso

Gemma dijo...

Tras tres años de curas sosteniendo pancartas contra el gobierno, sin antes haberlo hecho contra la guerra, a favor de los derechos humanos no nos merecen el más mínimo respeto. Esos a los que mantenemos todos, se atreven a cuestionar una asignatura de civismo en la educación de los chavales. Soy profesora de Educación Secundaria y creo que esa asignatura "ES NECESARIA" en una sociedad sometida a una velocidad extrema, sociedad en la que los valores están ocultos tras muchas telas opacas. Que se metan la religión católica por donde les quepa, no es la "única", ni es la "mejor", que prediquen desde sus púlpitos que hemos pagado todos, seamos o no católicos, y "que dejen vivir en paz". A los jehovanos, a los musulmane y otros llaman fundamentalistas,integristas, éstos católicos que todos los años por las mismas fechas sacan los santos a pasear por las calles, se encadenan, van descalzos, y otro tipo de parafernalias, deberian reflexionar sobre qué son ellos. Puta hipocresia!!!. Perdón por la expresión, pero es lo que siento.