jueves, 6 de marzo de 2008

Cosas de viejos

Dos noticias terribles andan por los medios de comunicación. Hablan de la situación de dos residencia de ancianos en Madrid. En una de ellas el director había dado instrucciones, por escrito, de que se rebajara la calidad de la comida, se diera menos pan, menos verduras, menos fruta y se buscara carne y pescado más barato. Los ancianos, según él, comían demasiado.

La otra noticia no es menos triste y terrible: las ancianas de otra residencia duermen empapadas en sus propios orines y se despiertan tiritando y llorando por el frío. La verdad es que no sé qué comentar. Niños y ancianos son la parte más débil de la sociedad. Son dos casos que se han hecho público. Pero a uno le aterra pensar cuántas personas, cuántos viejecitos soportan situaciones semejantes sin que nadie escuche sus quejas. "Cosas de viejos", dirán ante sus protestas. "Ya se sabe cómo son".

Son ancianos que, en su mayoría, tienen el cuerpo destrozado de una vida dura y trabajada. Y que, al llegar al final de sus días, cuando se conformarían con unos pocos alimentos, con tomar el sol de la mañana, con pasar sus horas tranquilamente, se ven condenados a vivir en la angustia del hambre, del frío o del maltrato.

Sociedad cruel la nuestra, incapaz de mostrar la más mínima solidaridad y cariño por unas personas que ya lo han dado todo y esperan muy poco. No quiero escribir más. Sólo dejar constancia de dos hechos que, desgraciadamente, no son aislados. O eso me temo.

Seguro que los líderes electorales, incorporan el caso a sus mítines. Hasta ahora ninguno había mostrado el más mínimo interés por los ancianos. Sólo, eso sí, para llevarles a votar con la papeleta ya preparadita.

22 comentarios:

Samuel Villena dijo...

A veces pienso que el infierno debería existir, sólo para poder castigar atrocidades como esta.

Nunca he entendido que elaguien se crea más poderoso por hacer daño a los indefensos. La gente que tiene un complejo de inferioridad tal para llevar a cabo estas acciones, deberían pudrirse en un internado, sepultados bajo una montaña de test psicológicos, hasta que se les quiten las ganas de vivir como viven.

Debemos ser conscientes de que, si somos lo que somos, si la sociedad es la que es, si podemos cenar un filete de ternera mientras vemos un DVD en nuestro home cinema, es "sólo" porque estas personas a las que ahora maltratamos forjaron un mundo mejor a base de pasar penurias, de encallarse las manos con el pico, la pala, o lo que sea, y de comer carne sólo los domingos para que sus hijos pudieran hacerlo todos los días.

Cada vez que leo algo así, me corroe un odio insano hacia la gente que abandona a su suerte a sus mayores.

Toda una vida de lucha, para acabar abandonado en un sucio rincón del planeta. Sólo espero educar a mis futuros hijos lo suficientemente bien para que no les muerda el parásito del olvido.

Esto me indigna y me avergüenza. Esa gente no son compatriotas míos. Les destierro de mi alma.

Disculpad mi indignación, pero no podía contenerme.

Un saludo para todos.

yo mismo dijo...

qué decir. me aterra pensar en la sociedad que hemos creado que ni siquiera es capaz de mostrar un poco de respeto por aquellos que ya no pueden luchar por nosotros, por los más jóvenes, pero que han pasado décadas haciéndolo.

no sé que sería de nosotros los más jóvenes sin ellos, sin su trabajo, sin lo que han representado y lo que, aún, representan. tampoco sé qué decir. odio ver esas residencias apartadas de todo, en medio de carreteras inhóspitas. sólo se me ocurre pensar que están allí porque no pueden estar más lejos.

qué fácil olvidamos. que miedo pensar que dentro de algunos años algo así pueda pasarnos a nosotros. qué triste que los que pueden no hagan nada, siquiera lo suficiente.

siempre hablando de temas que mueven conciencias. un placer leerte, amigo.

Felipe dijo...

Hay sociedades en la que los ancianos son venerados, el eje central de las familias, se les pide consejo y aprobación de las decisiones que se van a tomar.
Son la experiencia. Son los que nos han dado la vida, con los que hemos aprendido. Una sociedad sin ancianos es una sociedad muerta.
Hay que ser muy mala persona para despreciar a nuestros ancianos, algún día pasaremos por su puerta.
Creer en ellos es creer en nosotros.
Son la vida.
Un saludo.

Lyrisse dijo...

¿Por qué se permite que los indefensos sean cuidados por los reyes de la crueldad?.
Se me revuelven las tripas solo de imaginar a mi abuela, esa luchadora en los tiempos de franquismo siendo tratada así.

¿Por qué estamos en manos de los más irresponsables y corruptos personajes de este país a los que llamamos políticos?...


Hoy no paro de hacerme preguntas, espero que mañana el mundo esté menos loco. Me voy a la cama...

Lyrisse.

cecilia dijo...

las dos residencias eran institucionales, públicas quiero decir. ¿Qué hicieron las autoridades del ramo para controlar el buen cuidado de los ancianos? ¿Cómo pudieron los desalmados cometer tamañas tropelías durante tanto tiempo?

Miguelton dijo...

Del 'infierno', hablaba alguien por ahí arriba. Pero está visto, de nuevo, que para ir al infierno no hace falta cambiar de sitio ni de postura. Síntomas canallas de una sociedad encanallada. No sé qué es más escalofriante, si la falta absoluta de solidaridad, de empatía o de piedad por el débil, o la falta absoluta de sentido común. La imbecilidá, en suma. Porque, por lo visto, los que han provocado esta situación pensarán que nunca serán viejos ellos mismos... Pues arrieros semos, que dicen en mi pueblo.

Muchas gracias, Rodolfo, por tocar estas teclas. Quizá lo reseñen un par de minutos en el telediario. Y luego, el silencio.

CARMEN dijo...

Ayer lo escuché en las noticias de Cuatro. Es una pena esta porquería de sociedad que hemos creado, donde arinconamos a nuestros ancianos y no nos preocupamos de ver como se encuentran, como los tratan. Ellos si cuidaron de sus mayores, de sus hijos y trabajaron de sol a sol, para tener todo lo que tenemos ahora. Que ingratos estamos siendo con ellos.
Siempre me quedé con las ganas de cuidar de mis abuelos, cuando yo crecía los yayos vivian con los hijos y los nietos. Tenía envidia de mis amigas y sus abuelitos,los míos habían muerto.
Tampoco he podido cuidar de mis padres, los perdí hace ya algún tiempo, por eso me indigno tanto cuando ecucho noticias como estas.
He educado a mis hijos en el cariño a sus abuelos, y los he visto llorar de corazón cuando nos han dejado. Pero es todo tan difil em estos tiempos que corren.....
Un fuerte abrazo.

Eclipse dijo...

Rodolfo, el tema de la tercera edad realmente me preocpa. Sinceramente me gusta mucho tatar con personas mayores, aprender de ellos y enseñarles con mi torpe experiencia, o simplemente contemplar los años que han pasado por sus ojos y pensar en cuánto podré llegar a ser. El tema de los asilos también corre por cuénta nuestra, de qué hacemos con nuestros mayores, con nuestros padres, abuelos, etc.
Este año en Carnaval, una Murga (no sé si conoces lo que es la murga uruguaya) ha hecho todo su repertorio con el tema de la tercera edad. Una mezcla de humor con la realidad, realmente muy emocionante.
Dejo algunas direcciones para quienes quieran acercarse a esta forma típica de nuestro carnaval y para disfrutar de estos couplés.
link1
link2
link3
link4

Mucha ironía y emoción. A mi se me pone la piel de gallina con "La niebla" y me parto de la risa con "El novio de mi nieta"

Carlos dijo...

Resulta atroz Rodolfo. No hay palabras para expresar la impotencia que estas noticias suscita en uno mismo. El remordimiento se apodera de ti sin saber muy bien qué hacer.
Como tú bien dices no se puede añadir muchas palabras a estos acontecimientos llenos de tragedia; lo que sí está en nuestras manos es dar un buen abrazo a nuestro abuelo más cercano. A veces pensamos que estos "viejos" están sin estar; demostremos con un abrazo que no sólo los vemos sino que también los sentimos.

Alicia dijo...

Es horrible que pasen estas cosas. Y es horrible que haya gente que lo vea y se callen.

Hasta noviembre trabajé en una residencia de ancianos de la Comunidad de Madrid y hasta hoy ha sido una de las experiencias profesionales y personales más gratificantes de mi vida. Los viejitos tien tanto que dar y piden tan poco que creo que hay que hacer un esfuerzo para descuidarlos.
Por suerte en los centros en los que yo he trabajado se trataba a los abuelitos con cuidados y cariños constantes, tratandolos a cada uno de forma individualizada, porque no se los puede trabar como a un rebaño, si no como la persona individual que són, con sus recuerdos (o no), con su historia, sus penas, sus debilidades, sus anhelos, su mal genio, su sentido del humor (o no), sus ideas y principios, su dignidad...
Bajo mi puento de vista, y en algunos casos es posible que me equivoque por razones íntimas, creo que sus últimos días los pasan de forma feliz. O eso intentamos.

Porque conozco mucho las residencias de ancianos, por eso es que se me encoje el corazón con estas noticias, con estos maltratos.

Creo que la última etapa de la vida, cuando ya hemos sufrido de todo y no tenemos de nada, cuando para ser felices sólo se necesita una sonrisa, una mano amiga, respeto y cariño para poder acabar nuestros días con dignidad.

Marlon dijo...

Es terrible. Historias como esta, que no salen en los telediarios ni en los programas electorales, hielan la sangre.
Yo, lo que desearía, es que cuando sean mayores ciertos políticos, les toque vivir en esas condiciones.

Samuel Villena dijo...

Pues yo no le desea eso a los políticos. Quieras o no, hayan sido corruptos u honrados, su trabajo ha conseguido que españa sea lo que sea hoy en día.

En caso de desearle eso mismo a alguien, sólo sería a aquellos que han perpretado tal atrocidad. Y tampoco estoy seguro de que debieramos hacerlo. En qué nos convertiríamos?

lunazul dijo...

Uf, este tema me supera, es demasiado para mí.

Soy trabajadora social, por vocación, y además estoy especializada en en área de Mayores, concretamente en los que tienen la enfermedad de Alzheimer.

Nunca entenderé cómo existen individuos que hacen de un trabajo así, tan humano, una rutina atroz, despreocupándose de las personas que están a su cargo. Personas dependientes que merecen un trato digno, que merecen vivir sus últimos años con bienestar, y no sufriendo.

He presenciado la "labor" de alguno de estos "cuidadores descuidados", y más de una bronca he tenido por ello. Por fortuna, no todas las personas son iguales, y también las hay competetentes, haciendo de su trabajo una labor social y humana.

Un abrazo, Rodolfo. Millones de gracias por denunciar casos así.

difistinto dijo...

Me uno a ti en la creencia de la falta de medios ante los debiles, incluso las familias, por presiones no podemos dar cargo.

La vida carga y los poderosos no nos ayudan.

PD:
Cierto, estuve, por cierto, el jersei rojo no te sienta bien ;)

Arcángel Mirón dijo...

Me sulfuran estas noticias. Toda injusticia es terrible, pero mucho peor son ésas que perjudican al más indefenso de una manera tan atroz. No entiendo cómo un ser humano puede permitir semejantes siniestros.

Anónimo dijo...

Ai...Rodolfo que saturación de gente jejje estoy en época contemplativa...como le chivo mi pareja a tu hijo...no hay día que no entre aqui...y no solo eso que hacemos nuestras tertulias familiares sobre tus opiniones los tres(el gato también cuenta)...así que me como los comentarios para el hogar jejje además la mayoria de veces estoy tan de acuerdo que eres mi voz...nuestra voz...porque me encanta ver que cada día esto es un nexo.
Besos y más besos
Martes

naria jose dijo...

Mi padre, que para mí es la personificación de la generosidad, suele recordar casi con devoción a su abuelo, que para él hizo las veces de padre, porque él ya nació huérfano.Cuenta con qué respeto se dirigían a él, como le escuchaban y le tenían en cuenta para todo...

Eran otros tiempos.Mis padres tienen siete nietos que han crecido y están creciendo redeados y protegidos por su cariño infinito.Son abuelos que presumen orgullosos de sus notas(incluso las fotocopian),de sus logros en cualquier materia...Ejercen de abuelos y disfrutan enormemente haciendolo.En mi familia hemos criado a nuestros niños que ya casi todos son jóvenes universitarios en el respeto.No me los imagino abandonando a sus abuelos o a sus padres, pero creo que esto pensarán también las demás madres, entonces ¿comó es posible que ocurran cosas tan horribles e inhumanas como lo que hoy nos cuenta Rodolfo?

En diciembre yomismo publicó un post precioso dedicado a sus abuelos que hizo llorar a ambos.Os lo recomiendo.

Saludos cariñosos a todos los blogueros.

Mar y Sol(a veces tenue y otras no) dijo...

Siempre me conmueven mucho los ancianos, ha sido así desde niña, y no puedo creer este tipo de trato. Lamentablemente ocurre en todos lados y siempre se entera uno de los que salen en la prensa...
Me mata el tema de los ancianos porque considero que es peor aún que cuando ocurre con los niños, ya que éstos tienen otras defensas, tienen futuro por delante, no están en el ocaso de sus vidas...pero llegar a los últimos momentos luego de haber trabajado y haber forjado esperanzas e ilusiones y tener que soportar estas cosas...creo que no hay derecho.
Un abrazo!.

Anónimo dijo...

¿dónde quedó la dignidad de las personas que no pueden valerse por sí mismas?

Nunca podré entender la crueldad de algunos seres humanos. Unos por acción. Otros por omisión.
Dijo Edmund Burke que "Lo único que se necesita para que triunfe el mal es que los hombres buenos no hagan nada.”

Leí que un geriátrico fue obligado a cerrar y sólo una família vino a buscar a uno de los ancianos (de los 35 que residían en él).

Y más de una vez se ha encontrado el cuerpo de una persona mayor fallecida en su casa pasando meses antes que alguien la encontrara. ¿ cómo se puede abandonar a un padre, a una madre, a un abuelo de esta manera?

Es indignante. ¿de qué sirve la Declaración de los derechos humanos si se siguen cometiendo atrocidades?


Estas cosas hacen que me hierva la sangre...


Regina

Laksmi dijo...

Indignante... no tengo palabras.... ¿es necesario pagar con los pobres ancianos las frustraciones vitales de cada uno? Con la de gente que hay en el paro.... y lo fácil que es irte del trabajo y pedirte una escedencia.... Pero no, es mejor putear al más débil.... sube el ego.
Perdonad que sea tan borde y radical.... pero es que me supera.

Bsotes para todos!

Paseando por tu nube dijo...

Después de muchos años, aún tengo muy fresco el recuerdo de mi abuela en los ultimos años de su vida, que ya no podía valerse por si misma, vivió en casa y era el centro de la familia, atendida, mimada, querida. Como debería ser con todos y cada uno de nuestros mayores, todos llegaremos no deberían olvidarlo los que hoy, los utilizan para hacerse ricos a costa de sus débiles vidas.
Un beso

Cecis ... funámbula dijo...

Es tristisimo lo que leo...y no nos es ajeno en esta tierra...a los "viejos" (lo digo en un tono cariñoso y para nada despectivo, de hecho a ese ser que ame y amo con locura le decia y le digo "el viejo") se los trata como cosas descartables...inservibles...fastidiosas y sin ningun derecho a nada...y pienso...y siento...no se han ganado en esta vida el respeto y la paz de una vejez digna? No han trabajado con el sueño de dejarnos un mundo mejor? No han abierto caminos? No nos han prodigado su amor y nos han donado su sabiduria? Pues bien, despues de todo eso, de años y cansancios, de dolores y postergaciones...de alegrias compartidas...ahora los abandonamos en lugares diseñados para que los "viejos" no se mezclen con el mundo, que su andar lento no entorpezca el ritmo vertiginoso de nuestas absurdas vidas (y digo absurdas porque si no somos capaces de respetar a quienes nos preceden...somos absurdos) los "escondemos" para que no nos causen vergüenza...los encerramos para que sus olores (ya que no sabemos cuidarlos con amor) no contaminen nuestro aire de soberbia....
Y digo "nos" porque soy parte de esta sociedad, aunque me da asco y pena....pero no soy participe de estos horribles actos...ni partidaria de lugares reclutorios porque se alcanzo una edad...en la que uno se convierte en inservible...
Yo cuide a mi padre hasta el ultimo dia de su vida, y me opuse a la opinion de algunos sobre "llevarlo a algun lugar donde lo cuiden" porque ademas, el que era actor...habia hecho un programa en television en el qeu se denunciaban terribles maltratos y abusos en las "residencias para mayores"...y cuando lo vi en esa situacion de ficcion, el impacto fue muy grande, lugares, decía, que no son mas (en mi pais y en gran mayoria) que entidades en las que se busca ganar dinero a costa del descuido de los que no tienen posibilidad de defenderse....
Los viejos y los niños...indefensos..los unos y los otros...
Perdon...sera que ayer vi en la tele un documental acerca de la apropiacion de bebes en la nefasta dictadura militar que ensombrecio nuestra tierra...y quede con la sensibilidad a flor de piel...
Un abrazo Rodolfo, y gracias por tu claridad de siempre...y por tu lucha permanente por lo justo....