sábado, 22 de marzo de 2008

Semana Santa

Veo por la tele el llanto de los cofrades porque la lluvia ha impedido la salida de los pasos de Semana Santa. Respeto sus lágrimas y lo que ya no es más que una tradición asociada al turismo. Pero no deja de ser un sarcasmo. Hasta ahora, la gente ha mirado al cielo, como decía Machado, "con ojo inquieto si la lluvia tarda".Y la lluvia tarda.

Es como para no creer en Dios. No ha llovido durante meses y, precisamente ahora, se pone a llover, cuando en la lógica cofrade, no debía caer ni una gota. Debe ser que Dios pasa de las procesiones. Se ha convertido una expresión religiosa en un acto lúdico, fiestero y exagerado que nada o muy poco tiene que ver con la religión del Cristo al que adoran.

Esas vírgenes, esos cristos, cubiertos de oro y plata, con mantos recamados de joyas, no son sólo un insulto hacia un mundo que muere de hambre, es también el folclore en su peor expresión. Como espectáculo, le falta ritmo. Como hecho religioso, no sé qué tiene que ver con el amor y la pobreza predicados por el Nazareno.

Ayer veía al Papa lavando los pies de una docena de fieles con palanganas y jarros de oro en recuerdo del acto de humildad demostrado por el cristo al lavar los pies a sus discípulos. Brillaba el Vaticano como un ascua. La riqueza destellaba entre los cirios y las luces. Cristo lloraba y sufría en el Tibet, en Palestina, en África... y los sacerdotes de su religión bebían el vino de la misa en cálices de oro y pedrerías, vestían sus cuerpos con clámides y casullas de seda bordadas con hilo de oro.

Los cofrades que habían podido salir en procesión vestían sus caperuzas de colores, sus cíngulos dorados. Y debajo de los pasos penitenciales una veintena de muchachos se rompían la espalda cargando toneladas de riqueza. Luego, en un descanso, bebían sus minis de cerveza y devoraban entre risas bocadillos y tenteempies.

Cuesta trabajo entender tanta ostentación. Los cofrades de las procesiones suspendidas por la lluvia lloraban por el agua que les impedía salir a la calle. Maldita lluvia, decían. Bendita lluvia para un país sediento. ¿No han pensado que quizás Dios no quiere el teatro absurdo de las imágenes, la ostentación obscena de la riqueza en un mundo injusto?

34 comentarios:

Miguel Ángel dijo...

Por desgracia, parece ser que son pocos los que reparan en pensar que la parafernalia que acompaña a estas fiestas, a veces, resulta innecesaria.

mai dijo...

totalmente de acuerdo, tanta parafernalia en nombre de alguien que defendía la humildad, igualdad y demas...sin comentarios

difistinto dijo...

La gente vive confundida creyendo que el mundo se forma de las ciudades que se muestran en las revistas de viajes.

Hoy mismo, mientras el cielo se mostraba en su tiempo de libre albedrio ( quizas esto era lo que Dios quiso decir con la libertad que nos ofrecia, alguna que no pudieramos manipular, el tiempo) pues bien, mientras desayunaba leia en el periodico de mi ciudad.

EL 41% de la poblacion mundial , es decir 2600 millones de personas esta afectada por una falta de higiene debido a la falta de agua.980 millones son menores de 18 años y la segunda causa de su muerte es la diarrea, debida a la falta de medios para lavarse ( simplemente) las manos o usar vater.

Gran diferencia!
Lo minimo puede ser valorar que algun dia puede faltarnos a nosotros y ese dia ¿ quien se acordara del turismo?

¿que obispo se lavara las manos mientras los niños sufren por falta de agua?

Sinceramente, no estamos con criterio para quejas.

Dejemos libre al tiempo, adaptemos a su libre albedrio nuestros dias .
SOmos primitivos adaptandonos al medio.
Unos con agua, otros sin ella.

http://www.vilaweb.cat/www/elpunt/noticia?p_idcmp=2787911

martona dijo...

Rodolfo
Siempre me ponen la piel como escarpias, las procesiones de Semana Santa,no soy creyente, ni siquiera atea.Tanto paseo de opulencia, en un pais en que las desigualdades estan tan a la vista...pues como que me subleva el alma.
Muy buenas tus reflexiones, como siempre.
petonicos.

Cecis ... funámbula dijo...

Rodolfo, cualquiero cosa qeu pudiera decir es redundante...adhiero plenamente...una vez mas..
Un beso

....sariTa!!!* dijo...

Me parece totalemnte respetable este tipo de actos pero no puedo compartirlos. La gente llora al ver pasar una imágen, se santiguan cada vez que pasa ante ellos, y yo me pregunto...¿de qué sirve adorar a una figura de madera?

Atended a la saeta de Machado:

" ¡Oh, no eres tú mi cantar!
¡No puedo cantar, ni quiero,
a ese Jesús del madero,
sino al que anduvo en el mar!"

Lo entiendo como una crítica a todo esto. Si realmente crees en Dios demuéstralo con tus actos y deja de adorar a pedazos de madera. Sigue al Jesús que sirve como ejemplo de vida y no a una estatua con su imágen.

Margarita dijo...

Completamente de acuerdo, como dice Miguel Ángel estas fiestas están llenas de parafernalia.

Piluchi dijo...

Cuanta razón... yo las tengo cerca, en mi ciudad salen 3 o 4 de esas procesiones que tantos adoran... y yo, como cada año, no bajo a ver ninguna de ellas... Y prometo que lo he intentado, para poder ser crítica con razón, he visto una gran mayoría de ellas... y lo único que conseguí es que me provocaran aún mayor indignación que antes... No puedo con tanta falsedad ni tanto derroche...

Muchos de esos que ahora lloran porque su paso no salió no se acuerdan de ese cristo o esa virgen a quien tanto lloran en todo el año... Pero es la fecha, y toca salir a la calle a emocionarse al ver pasar un trozo de madera con cara... toca llorar porque la tan ansiada agua, esa que rogamos todo el año que caiga porque la escasez podría provocar demasiados estragos, ha decidido caer justo en estos días... Ayy que pena, a mi si que me da pena...

Y cuanta razón tienes Rodolfo, ninguno piensa que quizás a su Dios se le caiga la cara de verguenza al ver en lo que han convertido su semana santa... que pena... que pena que tantos mueran de hambre, y que ayer tarde viera en la tele que un padre, de no recuerdo que pueblo, había pagado 5000 euros para que su hijo saliera de ángel en una procesión... me encantaría saber si ese mismo hombre pagaría 5000 para quitar hambre a muchos niños que no tienen que llevarse a la boca en tantos paises... en este mismo pais...

Sólo puedo decir... que pena me da de ver tanta hipocresía... que pena...

Un abrazo Rodolfo...

ALBERTO LÓPEZ dijo...

Cierto, yo veo aquí a grandes devotos que hasta lloran al paso de esas imágenes de escayola y cartón piedra, y minutos después andan zampandose raciones de pestorejo y panceta con sus vinitos y cervezas entre grades carcajadas y chistes verdes e incluso xenófobos.
Y si llueve ¿que problema hay?. Acaso no soportó Cristo una lluvia de ostias y golpes por la salvación de todos nosotros. En fín, la España profunda se resiste a perecer.

Arcángel Mirón dijo...

Escuché que el Papa sólo caminó tres cuadras en la típica procesión que representa la pasión de Cristo y su cruz. Alegó motivos de salud.

Por dios, es el Papa!!!! Si el Papa encuentra excusas para no representar a Cristo durante su sufrimiento y su muerte anunciada y cruel, ¿con qué derecho la Iglesia exije sacrificios y sigue inventando pecados?

visiones encontradas dijo...

Comparto todas y cada una de las palabras de este post. Es mi sensación durante estos días. ¿Qué no pueden salir las imágenes por la lluvia? Genial. Que no salgan... pero que continue lloviendo.

OutSpoken dijo...

Que razón llevas. Mientras millones de personas mueren de hambre, otros dicen defender la humildad cubriendose ellos mismos y sus virgenes de oro. Y mientras sufrimos una sequía que pronto va a provocar restricciones en el uso del agua, lloran por lo poco que llueve, porque no pueden sacar a pasear un trozo de madera... que irónico.

Adrian Vogel dijo...

Dios Padre ha debido dejar de ser católico o se ha tomado unas vacaciones esta Semana Santa. Porque el temporal del miércoles y jueves -en plena sequía- no tiene otra explicación.

Más en:
http://elmundano.wordpress.com/2008/03/22/las-costumbres-espanolas-3-las-procesiones/

Salud & Saludos

Victor Castillo dijo...

Es verdad. Además, hace muchos años que la disociación no es solo entre la jerarquía eclesiástica y el Dios que dicen representar, sino también la de los feligreses y el Dios en el que dicen creer.

Suerte y abrazos.

Anónimo dijo...

Me sorprendi hace 3 años emocionandome en mi primera procesión con una virgen de la macarena..con sus farolas encendidas..y las flores...los ojos de la gente pidiendo que sé yo...y sobretodo la carga y el mérito de el peso en sus hombros...me sorprendi emocionandome por su fe...una fe que no comparto pero que respeto

A pesar de todo...ayer llovío y la tierra sonreía...a pesar de todo...el Papa me da un asco que no puedo tiene cara de demonio jejje..a pesar de todo una vez más hay un lado inmensamente rico y despilfarrador y otro que no tiene agua potable.

No entiendo este mundo de contrastes!Y mañana otro lujo...la mona...aix
martes

Laura dijo...

¡Qué llueva, qué llueva! Que falta nos hace...
Huelga decir que suscribo lo que dices
Saludos

maria jose dijo...

Yo también suscribo absolutamente su reflexión,Rodolfo.
Seguro que Jesús es el que ha mandado este agua que tanta falta nos hace.Estoy segura de que él será el primero en vender todas las joyas y toda la opulencia de la Iglesia para remediar el dolor y la necesidad de la gente que sufre.
La Iglesia dista mucho de ser aquella ue él predicaba.

Un beso,Rodolfo.

Laksmi dijo...

Respeto las tradiciones religiosas y puedo entender que los creyentes hagan sus penitencias y estén agradecidos a un Diós, o Jesús, o quien sea que les ayude en los momentos de dificultad...
Con quien no puedo... es con los representantes de esa "Santa Madre Iglesia"... ese obispo que dice en su sermón que Jesús no tuvo cuidados paleativos y que tuvo una muerte digna.... esos que en todo mensaje al final vienen a decir: "haced lo que yo diga y no lo que yo haga...".
No sé... todos esos despilfarros me parecen innecesarios... y creo que siempre al dinero se le puede encontrar una utilidad mejor.... y quizás esa alternativa concuerde más con las enseñanzas de ese diós al que beneran....

En fin.... son las contradiciones de la vida, no?

bsotes!

Regina dijo...

Tanta riqueza y ostentación...está claro que Dios pasa de las procesiones.

Cada vez hay más hipocresía. La gente no cree, no practica, nunca pisa una iglesia ni intenta llevar una vida como la que predicaba el nazareno pero eso no les impide celebrar bodas religiosas, o bautizos. Todo se ha convertido en una fiesta, una celebración, sin más. Y supongo que para los que realmente practican la religión y la viven debe ser un insulto.


Un saludo Rodolfo, como siempre, muy interesantes tus temas y opiniones. Se aprende muchísimo.


Regina

Eva Galve dijo...

Totalmente de acuerdo. En mi pueblo se vive la Semana Santa 100% pero es más por las procesiones en las que miles, a lo mejor me he pasado, de personas salen tocando el tambor y el bombo.
Lo de la lluvia nunca lo he entendido porque tiene delito la cosa que su Dios les estropee el trabajo que han estado realizando durante un año entero.

Y respecto a los baños de oro, los mantones... y luego la religión persigue la igualdad, el fin de la pobreza y la hambruna pero si no hacen más que fomentarla.

El otro día en un telediario decían que a los cofrades el traje les costaba de entre 400 y 900 € una barbaridad.

Pero aún así en Andorra la SS se seguirá celebrando con el ruido de los tambores y bombos y las trompetas de los romanos. Y nosotros disfrutando en cierta medida de la fiesta que se genera con tanta gente por las calles y aglomeraciones en los bares.

Y ahora al campo a celebrar hasta mañana el día de Pascuica, si la nieve no lo impide...

Un beso.

Anónimo dijo...

Cuánta razón tienes una vez más Rodolfo!!!
Y encima ves las procesiones del sur en televisión al hilo de los personajillos que salen en ellas.
Sólo opulencia, como Ratzinger Zeta. No sabemos aún en Valencia cuánto costó la visita. Sólo sé que a muchas mujeres les "adelantaron" el parto en una clínica privada para poder reservarle una planta entera del Hospital, como no, católico, que mi ciudad era un hervidero clamando por la "familia", la de ellos, claro, la tradicional. Fué un dispendio en flores vistiendo la ciudad de amarillo y blanco. Una reforma de cerca de un millón de euros en la Catedral para construir dos habitaciones porque no había un Hotel de "su categoría" en toda la ciudad.Las víctimas del accidente de metro pasando desapercibidas pq aquí en esas fechas sólo se vendía alegría por la llegada del mandado del Sr.
Sólo filas reservadas para los ricos claro. Los pobres contentándose con verlo a km. por pantallas.... y felices!!!!
En fín, la locura de siempre con la Iglesia.
Y yo me pregunto: ¿España es realmente un país laico?
Hay un debate en la calle sobre si debería dejar de existir la monarquía o no, sobre que somos sólo "juancarlistas", pero.... por qué nunca hay un debate sobre la presencia de la iglesia en cada acto, institucional o no?
Deberíamos abrirlo alguna vez.
Saludos. OLGA.

METIS dijo...

yo fui a ver la procesion. Nunca lo habia visto desde este punto de vista. Y sí, tiene usted toda la razón, Cristo no debe de estar muy contento con sus hijos.

saludos

montse dijo...

El otro día viendo el telediario pensaba en todo esto que tu nos comentas. Que razón tienes Rodolfo!!

Samuel Villena dijo...

Pobres aquellos que creen en la madera y el oro, en la opulencia, en el dinero, en la empresas que compra la iglesia... Ojalá todos esos feligreses hicieran un acto de fe, y pidieran a sus iglesias que, aligual que hizo Jesús, vendieran todas sus pertenencia para repartirlas entre aquellos que no tienen para comer, o que no les queda más remedio que llevarse a la boca, como comentabas hace un tiempo, galletas de tierra.

Pero sabemos que eso no va a pasar. Porque supondría hacer caso a la conciencia.

yraya dijo...

Rodolfo, no creo que estos cofrades hayan tenido en cuenta las ideas de su Dios, vaya teatro...
Saludos

CARMEN dijo...

Como tu bién dices bendita sea toda la lluvia y la nieve que nos ha caído hoy de regreso a casa. Hace mucha falta y bienvenida sea, aunque siempre llueva cuando no se trabaja.
Además de toda la ostentación a la que haces referencia en las procesiones, añadiría el fanatismo de muchos. Hemos estado estos días por Logroño y en información y turismo nos dijeron que no nos perdiéramos la procesión del Jueves Santo en San Vicente de la Sonsierra, que era muy famosa y acudían muchas personas de fuera a verla.
No soy de procesiones pero como ibamos con más parejas de amigos que si querían ir, acudimos a verla.
La sorpresa fué cuando unos con capirucho y látigo comenzaron a golpearse la espalda sin piedad.
No podía creerlo, aún no puedo creer como ese dios que nos quiere tanto pueda querer que nos golpeemos de esa forma tan horrible, en un acto de fe.
Aún me dura la impresión. No entiendo ningún tipo de fanatismo y menos en la religión, donde se supone que todo tendría que ser amor.
Para mi fué todo un espectáculo vergonzoso y dificil de asimilar.
Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Contrastes claro que los hay, una cosa es la jerarquía, con la que disiento en muchas cosas, y otra el pueblo llano. Yo acudí a los oficios y a las procesiones. El viernes santo la colecta fue para el pueblo palestino y se pidió porque Israel, la tierra prometida -otra paradoja-, abandonara el asedio al que tiene sometido a Palestina. Durante la procesión, pude ver no solo a españoles o latinoamericanos viéndola, sino mezclados entre nosotros a mujeres árabes con sus maridos y niños, así como a subsaharianos. Todos juntos en la calle, al margen de la valoración que cada uno diera de lo que estaba viendo. También hay que tener en cuenta que hay mucha gente que no es pobre porque se gana la vida gracias a todo lo que rodea a la semana santa: imagineros, los que hacen los tronos, bordadoras, floristas, limpiadoras etc, al margen del que no cobra nada y sale únicamente por devoción a una imagen determinada y que sólo él sabe lo que siente al acompañar a lo que para otros es simplemente una talla de madera pintada. Son muchos días de ensayos, de preparación, sobre todo los costaleros, y es normal que dejen escapar unas lágrimas. Desde luego no creo que sea un castigo de Dios, sino todo lo contrario. Bienvenida sea la lluvia y si queremos acabar con la sequía, bien nos valdría tener más de una semana santa al año. Por el Santo que sea, nunca mejor dicho, cuando estos salen a la calle, llueve.
Besos.

Anónimo dijo...

A mi me parece una falta de respeto absoluto. La gente, los cofrades o hermanos, aportan su cuota anual para comprar cosas a sus Cristos o Virgenes. En mi caso, 30 euros al año. No me parece un gasto excesivo, la verdad. Que podriamos gastarlos en caridad? Pues si, seria mas humano, pero las cofradias tambien realizan actos humanitarios.

Esto me suena igual que los que dicen que los comunistas no deben ser ricos. Acaso es coherente que un comunista famoso( por no entrar en detalles personales) este forrado? Por que no ponen en practica lo que tanto defienden? Seria igual de injusto....

Un poco de respeto por todas las opciones...

alakazaam! dijo...

Pese a la falta falta de coherencia de la Iglesia ante sus propios preceptos, difiero bastante en la crítica hecha a los fieles. Un pueblo hambriento no necesita pan, sino fe, si la Iglesia no hubiese atesorado "ese ajuar de soltera" durante todos estos siglos intercambiándola por PAN PARA HOY se habría perdido mucho.

Soy el primero en ver que desde luego no son la unesco ( nula lucha contra el VIH en el tercer mundo, porque lo que es aquí, la gente, en general, viene a pensar por sí misma, evangelización= destrucción de cultura...)

Por otro lado una vez al año soy el único que disfruta dándose el gustazo de ver a tiarros de 90 kilos llorar como niños. Eso es impagable.

yo mismo dijo...

vuelvo a la normalidad después de estos días observando la temible realidad de la semana santa.

un caso muy esclarecedor: no entiendo mucho de esto pero verás... hasta hace unos años en mi pueblo salían cinco procesiones y no sé por qué extraño suceso un año sólo salieron cuatro. todo el mundo se preguntaba qué había pasado, el cura es un poco egocéntrico, uno de esos señoritos antiguos acostumbrados a que todo sea como a él le parece bien. el caso es que la condición que la diócesis puso para que volviera a salir ese paso en semana santa fue la siguiente: penitencia de cuatro años sin aparecer y... dos millones de pesetas.

y yo me pregunto ¿es un acto de (supuesta) fe o es un negocio (también) para la iglesia? ¿no dicen que hay pocos fieles, por qué cobran por ello? en mi opinión se les ve continuamente el plumero.

en fin, un abrazo, amigo.

Anónimo dijo...

Usted que demuestra no haber creido nunca en Dios ni creer ahora, tiene una sospechosa inclinación a hablar de El y de hablar mal siempre. Si no cree que exista ¿Por qué le molesta tanto?
No tiene usted lo que hay que tener para irse un Viernes Santo a Sevilla y decir en alto a un grupo de cofrades que son un subproducto turístico y que lloran porque llueve. Repito, no tiene usted lo que hay que tener.
Lucas Zabala

Alas al viento dijo...

Fantásticamente escrito y una genial crítica. Estoy de acuerdo con lo que escribes aquí.

Un saludo alado

Carlos F. dijo...

Rodolfo, esta frase que escribes: "...la riqueza destellaba entre los cirios y las luces"... es perfecta. JAMÁS UNA FRASE ENCERRÓ TANTO...

Zapateiro dijo...

He llegado a esta página casualmente y me alegra, pero me alegra no porque esté de acuerdo con lo que dice, sino porque cada vez tengo más claro que los que habláis así, con esa contundencia y posesión de la verdad, sobre la Semana Santa ni siquiera os habéis tomado la molestia de vivir una de cerca para opinar después.

Afirmas que la Semana Santa es una tradición asociada al turismo y yo te digo que no, que eso es lo que venden los progres mal entendidos. Te atreves a afirmar que nuestro patrimonio artístico es un insulto a la pobreza y es folklore en su peor expresión; no tienes ni idea. Creo que podrías, como mínimo, hablar sin tanta contundencia cuando ignoras tanto de esta fiesta.

La Semana Santa es historia de mi tierra, es la tradición de toda una ciudad y de sus familias, porque en Sevilla el que más o el que menos tiene un vínculo con alguna Hermandad. Es arte, es fe y devoción, es explosión de sentimientos que salen directamente del corazón, es patrimonio universal de los sevillanos, es idiosincrasia de un pueblo y todo ello a la vez, junto y entremezclado.

La Semana Santa hay que vivirla para entenderla y después opinar.

Rocío Romero.