martes, 11 de marzo de 2008

Nino

Escribe Merce. Me dice que tiene un blog (trazando caminos, ver enlace) y pide ayuda para sensibilizarnos con los problemas de los minusválidos en el transporte público. Uno de mis mejores amigos es Nino, minusválido, periodista y, probablemente, la persona más divertida que he conocido. Su risa contagiosa, su ansia de vivir, sus bromas cariñosamente crueles consigo mismo hacen de él un ser extraordinario.

Hemos andado mucho por bares y tabernas. Hemos trabajado juntos. He visto y sufrido con él las dificultades para aparcar el coche, para moverse por una ciudad como Madrid, inhóspita y difícil con personas con alguna discapacidad. Nunca ha perdido la sonrisa ante una putada, ante la plaza de minusválido ocupada por un listillo. Pero he sido testigo de sus muchas dificultades para moverse y vivir.

Hace poco, viniendo en el tren de cercanías a Madrid, un muchacho con graves dificultades para andar, intentó saltar al andén y cayó en el hueco entre el vagón y el propio andén. Afortunadamente pude cogerle del brazo e impedir que cayera a las vías. Entre varios viajeros lo izamos a pulso, con la angustia de que el tren se pusiera de nuevo en marcha con el muchacho atrapado.

No pasó nada. Pero el accidente se podía haber evitado con una ligera rampa que cubriera el hueco. Hay estaciones en las que el andén queda a veinte centímetros del vagón. No hay en algunas ni rampas ni ascensores. Las calles de Madrid a veces son tan estrechas y con los bolardos tan pegados a la pared que no permiten el paso de una silla de ruedas. Hay coches que se suben en la acera e impiden el paso... Hay teatros y cines que no tienen espacios reservados para los minusválidos...

Hay una desidia terrible con los discapacitados. Se hacen leyes que no se cumplen y normas que no se aplican. Y mientras, mi amigo Nino, mi amiga Mercedes, se mueven por las ciudades como en un campo de minas.

23 comentarios:

Sonia Fides dijo...

Cierto Rodolfo, pero la mayoría de las veces no nos damos cuenta de lo crueles que son las ciudades y la personas con los discapacitados hasta que no no toca de lleno el problema. Yo he tenido la suerte de DISFRUTAR de un minúsvalido en mi famila, mi primo Diego. Presa de una enfermedad brutal, rara y degeneretiva que se los llevo a los 17, hace dos años. La gente cree que los minúsvalidos son una lacra y una incomodidad, pero doy fe de que son un regalo maravilloso.
Me ha encantado tu post, Rodolfo, porque me encantan las personas humanas.

Un abrazo súper.

Nota: Sigo esperando tus poemas.

CARMEN dijo...

Cualquier ciudad es muy cruel con las personas minusválidas, gracias por recordarlo, por remover nuestras conciencias, por ser como es. Ojalá algun día podamos vivir en un mundo más justo para todos, pero sobre todo para quienes más lo necesiten.

Me uno a la petición de los poemas.

Besos.

Paseando por tu nube dijo...

Que tristeza tener que estar toda la vida luchando para conseguir simplemente accesos dignos como los que tiene todo el mundo en edificios, calles, autobuses, trenes... por si no tuvieran ya una vida dificil.

Verónica dijo...

Cierto es que tantos pequeñas como las grandes ciudades carecen de medios para las personas minusválidas, pero nada se podrá hacer mientras la mayoría de la gente permanezca con los ojos cerrados, mientras miren para otro lado para no verlo. Aquí en mi pueblo es horrible subir al autobús, no tiene rampa, no tiene nada... el escalón más cercano al suelo está a unos 20 cm y a las personas mayores o gente con alguna discapacidad en las piernas les resulta imposible poder subir. Es muy triste ver como la situación sigue igual en todas partes y no se hace nada para cambiarlo...

Un abrazo Rodolfo

César dijo...

Buenos días,

Yo soy de Ciudad Real que más que una Ciudad es un pueblo (por lo que no supondría un esfuerzo tan grande como Madrid acondicionar las zona y los medios). Hace unos días me dio por examinar las calles volviendo del trabajo metiéndome en el papel del minusválido para evaluar las dificultades. Vivo en una zona de “reciente construcción” que en teoría debería estar mejor preparada, y tengo que decir que me habría sido imposible llegar a casa en silla de ruedas por mi mismo, o al menos imposible llegar sin exponer mi vida peligrosamente para ello. Encontré mas de diez rampas de acceso en pasos de peatones con bordillos de entre 4 y 6 centímetros, si, 6 centímetros, (si es que no era mas) no conozco la normativa o ley que determina la inclinación y la altura del bordillo, pero dudo mucho que por muy modernas que sean las sillas de ruedas, puedan hacer escalada. Añadamos a esto coches aparcados en dichos accesos, coches aparcados en doble fila, y hasta en esquinas, dificultando la visibilidad del minusválido que para seguir su marcha se vería obligado a avanzar por la calzada. Añadamos aceras en mal estado en las que no cabe una persona a pie. Pero a nadie le importa y nadie denuncia nada.

Eso si, tenemos carencia de agua, pero aquí siguen haciendo campos de golf en el inmenso reino de la especulación (reino de don quijote), siguen construyéndose complejos hosteleros y casinos emulando “Las Vegas” perturbando el medio ambiente. Siguen remodelando iglesias, “modernizando” la ciudad, (ja, me río yo de esa modernización) pero nadie se acuerda de los mas necesitados.

Un saludo

piedra_de_sol dijo...

Tengo varios pacientes con artritis reumatoide (que no es sólo cosa de viejos, pero ese es otro tema...) y con sídrome post-polio (otro gran desconocido)... y mientras reciben la sesión de rehabilitación les hablo, les hablo y les hablo... porque parece que vivimos en mundos diferentes, y les gusta imaginarse como son las cosas que yo hago y que a ellos no les dejan hacer... por ejemplo, hace unos días les contaba que había hecho una fiesta en casa y cantabamos en el karaoke... y me decían que ellos nunca habían ido a ningún karaoke porque todos estaban sin adaptar.
Además de mis pacientes son mis amigos... y es dificilísimo hacer planes con ellos... siempre vamos a la misma cafetería porque no hay mas con el baño adaptado... y muchas veces nos quedamos sin ver la peli que queremos porque la sala no tiene rampa... por no hablar de los autobuses urbanos... ni de las calles, que ya lo has dicho tu acertadisimamente... son como un campo de minas.

Besos y música (y menos barreras arquitectónicas!!!),
Jara

María Jesús Lamora dijo...

Mercé es una persona estupenda, que lucha cada día por la igualdad entre las personas.
Habría tanto que aprender de ella y de todos los que, diariamente, nos hablan con los sentimientos más profundos.
Gracias por venir.

Felipe dijo...

Eliminación de barreras arquitectónicas, !que bien suena!
Al final todo se queda en palabras ya que el día a día de los discapacitados es una constante lucha para salvar esas barreras.
Pero independiente de lo que las administraciones hagan una de las mayores barreras a las que se tienen que enfrentar es a la de la poca concienciación de los no discapacitados que ocupan esas plazas de aparcamiento especiales, que dejan los coches en los bordillos rasantes impidiendo el paso, establecimientos o locales comerciales que no se adaptan a estas necesidades, lugares de ocio, y un etc... tan largo que da miedo.
Pensemos todos un poco en esa situación.
Un saludo
P.D: espero algún poema

martona dijo...

Esta sociedad es muy cruel con qualqiera que sea diferente: da igual, gordo, bajo, cojo, mudo, ciego, blanco, negro o de colorines.....todos sobramos a menos que seamos un gordo, bajo,cojo, mudo, ciego, blanco, negro o de colorines, pero con pasta mucha pasta....esto lo cambia todo. ¡Que pena!.
Un peto i una forta abraçada(un beso y un fuerte abrazo).

Margarita dijo...

Aquellos que trabajamos con los discapacitados sufrimos junto con ellos la crueldad de nuestras ciudades hacia ellos, a veces siento que los esfuerzos que realizamos por ellos no son suficientes o se pierden en la inconsiencia de algunos y en la ceguera de otros. Aquí existe una estación de metro que llega justo al Centro de Rahabilitación infantil más grande de Santiago, e increiblemente no tiene rampas ni ascensor para discapacitados, las madres y padres de estos niños deben subirlos a pulso por las escaleras. Espero que las cosas cambien, para allá va mi esfuerzo.
Gracias Rodolfo por tocar este tema.
Un abrazo.

Dorian Grey dijo...

Para todos aquellos que viven en Madriz os paso un enlace donde se pueden poner reclamaciones. Es un sistema fácil de utilizar. Yo ya llevo varias quejas sobre las barreras arquitéctonicas.
http://www.munimadrid.es/portal/
site/munimadrid/
menuitem.e8ecab311776a0
aa7d245f019fc08a0c/?vgnextoid=300f43db4031
7010VgnVCM100000dc0ca8c0RCRD
Si no lo veís poner en el buscador
010 madrid, vais a la página de munimadrid y, en la misma, arriba a la derecha, hay un apartado de información relacionada, pinchar en presentar sugerencia o reclamación.
Si llenamos los buzones con reclamaciones, quizás algún día, nos hacen caso.
Y, aunque parezca que eso no nos afecta, preguntatelo cuando, simplemente, tengas un bebe. Intenta llevar el carrito por la ciudad. Mi reconocimiento a esas personas que día a día viven en estas ciudades cada día más deshumanizadas.
Un abrazo y salud

Lluis de Zamora dijo...

Somos muy insensibles con estos problemas, por desgracia, el la política cotidiana no tienen mucho peso. Se construye día a día un mundo que no tiene en cuenta ni a minusválido ni a ciegos. La anécdota del tren es terrible, pero lo más terrible es que como esa se producirán cantidad de ellas cada día.

Salud

Eclipse dijo...

Aquí en el tercer mundo la cosa es peor. Da risa que en este país haya un sólo ómnibus (el medio de transporte público por excelencia en la capital) que se adapta a las sillas de ruedas. Y no hablo de una línea, sino de un sólo vehículo en toda la ciudad. Da risa porque es casi inservible.
Cerca de casa vive un señor que anda en una silla de ruedas eléctrica. Siempre se le ve pasear por el barrio y me da mucho miedo cuando lo veo por mi calle, que no tiene acera. No puedo evitar pensar que un día un camión puede engancharlo y llevárselo quién sabe dónde.
Un abrazo, Rodolfo.
Gracias por tu visita el otro día.

Alicia dijo...

Cierto Rodolfo, es una denuncia que muchos colectivos llevan tiempo haciendo, pero por más que gritan, no se los oye.
Trabajo con grandes dicapacitados (tetrapléjicos)y salir de casa es toda una aventura, por no hablar de moverse dentro de tu misma casa cuando no tienes dinero suficiente para tenerla adapatada a la silla de ruedas. Este tipo de trabajo te aporta TODO a niver personal y profesional, son personas que tienes mucho que enseñarnos y suelen tener un sentido del humor excepcional.
Cuando estudiaba la carrera hice un trabajo sobre la discapacidad, me senté en una silla de ruedas y fui desde mi casa (Miraflores) al hospital la Paz, luego hasta Sol comí por alli fui al cine y después de vuelta a casa. Mientras auna migo me grababa, para dejar constancia de todas las barreras arquitectónicas que encontré por mi paso...fue un dia durísimo, pero la verdad es que pudimos dejar claro, que los discapacitados no le importan a las autoridades ni a la mayoría de la gente.
Creo que este es un experiemento que todos deberíamos hacer, igual que el otro que hice: ponerme una venda en los ojos y pasear por Madrid.

La vida se ve desde otra perspectiva.

Gracias por tu comentario en mi blog Rodolfo, un beso.

CIRCULO DE LA BELLEZA dijo...

A MI ME SORPRENDE LA FORMA DE MIRAR LA VIDA. ES LO QUE TU HAS OBSERVADO SE RÍE HASTA DE SU SITUACIÓN... YO NO SÉ SI SABRÍA VER LA VIDA COMO NINO. AQUÍ EN TENERIFE, AHORA QUE HAN PASADO LOS CARNAVALES RECUERDO QUE EN LAS MURGAS HAY GENTE DISCAPACITADAS. CHAPO PARA ESAS MURGAS Y PARA ESA GENTE.
UN SALUDO DESDE EL CÍRCULO PARA TODOS. CHAO.

Arcángel Mirón dijo...

Buenos Aires es igual, o peor, no sé. Las rampas, ascensores y demás asistencias deberían ser algo lógico y sin debate.

difistinto dijo...

Justo ahora, en Tv3 , en el programa el club estoy viendo una entrevista a Isidre Esteve, reconocido por su gran valia y entusiasmo tras quedarse invalido despues de un accidente hace tan solo un año.

Es uno de los posibles ganadores del
"Catala de l'any" ( el catalan del año) http://www.cataladelany.cat/
que ha publicado un libro sobre su historia, sobre como su vida simplimente ha cambiado de altura.
http://es.wikipedia.org/wiki/Isidre_Esteve

Los grandes hombres no cambian, las
grandes cosas siempre estan en el cerebro.

Me ha llegado el libro, lo leo a sorbos, curiosa, pues he encontrado un paralelismo entre lo mejor de mi vida y lo peor.

El amor, aquel que creemos que es tan grande que solo podemos sentir nosotros ( y ocurre a tanta gente!)
que vivi en Geneve...

Y algunas partes de encuentros con bares y mi familia. Alguna vez yo tambien andaba entre la barra del bar, algunos besos y varios amigos!

Me reconforta la mesita de noche, las palabras me dan un giro, necesito tiempo para expresarte lo que me dicen... ayer por la noche, volaban dispersas por la habitacion buscando una nueva linea , un nuevo encuentro en el sueño de crear las propias.

Gracias Ginebra por el chorro(Jet d'eau de Geneve) y por crear palabras.

Besos siempre, siempre lejos de la piel, siempre mas dentro de ella.

Samuel Villena dijo...

Rodolfo, conociendo tu estación de cercanias, la cual he tenido que utilizar "cienes y ciebnes de veces" para ir a trabajar, comprendo que el pobre chico se cayera entre el hueco y el tren. De hecho, más de una vez he visto a algún anciano que le costaba subir el peldaño, sin tener discapacidad alguna. Es una verguenza que en una ciudad tan avanzada, tengamos una infraestructura tan atrasada.

Hace poco una bloguera comentaba que es la primera vez en España que un ciego podía votar sin estar acompañado, porque habíanm adoptado el sistema suizo. Pues no sé como habrá sido en su colegio electoral, pero lo que se dice en el mío, ha sido como siempre, con travas para los discapacitados tanto físicos como sensoriales.

Casos peores se ven cuando, por ejemplo, una madre intenta bajar del vagón con el carrito y el niño y, lejos de ayudarle a bajar, la gente se apoya en el carrito para audarse a subir.

Nos debemos los unos a los otros. Respetémonos, que no nos cuesta nada.

yo mismo dijo...

queda dicho y nada más que añadir. por suerte o por desgracia, quizá por las dos, toda mi vida he rodeado de personas con alguna minusvalía y sé lo difícil que puede llegar a ser moverse por un camino tan lleno de obstáculos. por eso me uno a tu texto. hay tantas cosas que mejorar... lo primero nosotros mismos, que no nos damos cuenta de lo que hacemos, la mayoría de las veces.

un abrazo, amigo.

mai dijo...

lo que mas me molesta es la actitud que tiene la gente, aparcan en sus plazas, impiden el paso etc. pensando que para el minusvalido no supondra un gran esfuerzo, pero se supone que si esta ahi es por algo no? "si no tardo nada..."

He llegado ha ver hasta fotocopias del permiso para aparcar...si, el aparcamiento esta jodido pero vamos!

que verdad es que no nos damos cuenta hasta que nos toca cerca...

me ha encantado tu post, a ver si asi la gente se conciencia un poco

Anónimo dijo...

Por qui é igual. Felizmente que muitas dessas pessoas descapacitadas têm esse espírito forte e essa vontade firme, que nos deixa a nós, tantas vezes, desconcertados e envergonhados.
Um abraço. Ana

Laksmi dijo...

Hola chicos!!! La vida es la que es... y a veces te deja dos opciones: o quedarte en casa lamentándote de lo desgraciado que eres por tener una discapacidad, o echarle huevos y salir a la calle a planntarle cara al mundo. Por suerte, (vaya... no le deseo a nadie que sea discapacitado, a ver si me entendeis) somos un grupo minoritario, y eso implica como en todas las minorías que no seamos rentables... es decir... para dos personas que vayan en silla de ruedas pues con que haya dos plazas de aparcamiento adaptadas ya vale.... o como por tal cruce pasa un ciego de higos a brevas... pues no vamos a activar la acústica del semáforo...
Luego resulta que los ascensores, las rampas y los vados los utilizamos todos.... (jejeje no sigo con el tema de las barreras que me enciendo!)
El tema de la RENFE, no es que me encienda menos.... me parece vergonzoso que todavía hoy sigan pasando estas cosas.... y vas, y reclamas... y te dicen que ya está contemplado en el plan de accesibilidad.... y se quedan tan anchos!!!! en fin... para que seguir.
Perdonad lo extensivo del comentario y hasta otra!!!

P.D.: La votación fue un éxito... la verdad es que en el colegio al que fui no hubo ningún problema.

Besotes para todos!

maria jose dijo...

Creo que nadie es consciente de que todos podemos encontrarnos en esa situación cualquier dia.Podemos tener un accidente o sufrir una enfermedad, o simplemente el desgaste de los años pueden hacernos personas discapacitadaa o dependientes...Si todos nos parásemos a pensar en esto, o al menos los políticos que son los que tienen en sus manos los recursos, se construirían ciudades accesibles para todos, mucho más humanas y cómodas, no sólo para las personas discapacitadas, sino para todos los ciudadanos.

No tengo en mi familia ningún caso, pero soy la secretaria de una asociación de discapacitados y le agradezco enormemente que se haya ocupado de este tema.

Un abrazo grande.