jueves, 27 de marzo de 2008

Días en Córdoba

Cercana en la memoria y en el alma.

La Cuesta del Bailío, el bar Correo.

Días de sol y de paredes blancas.

En el bar de Las Niñas huele a besos

y el corazón de Castilla se detiene

en los arcos pintados

de La Corredera.


Noches de soledad, cuando era el tiempo

un aroma de finos. En el río

se remansan los versos. Hoy me han dicho

que vieron a Vicente Núñez

por las calles. Y la cera

de tantas procesiones

rechina en los zapatos.


Pasa un hombre severo y elegante.

Escucho todavía en esas madrugadas

las campanas del convento

de la plaza de Osio.

Hay un rumor de manos en la esquina.

Me agarro fuerte a ellas.

14 comentarios:

Sonia Fides dijo...

"Hay un rumor de manos en la esquina."...

Rodolfo me ha encantado esa Extrema elegancia con que has deambulado por una ciudad tan "pisada" y como la has hecho nueva.

Un abrazo.

montse dijo...

Buenos días Rodolfo,
Me dijeron que Córdoba era muy bonita, después de leerte siento mas ganas de conocerla,!que arte tienes!.

Gracias por compartirlo con nosotros ...

Un abrazo.

AROA dijo...

ese rumor de manos
esas callejuelas

cómo me gustó córdoba
cómo me gusta este poema

martona dijo...

RODOLFO
Como vengo diciendo ultimamente, gracias a personas como usted, vengo recobrando el gusto por la poesia...tantas veces leidas y tantas veces guardadas, como si leer poesia fuera algo raro. Muchas vces tengo que releerlas por que se me escapa un poco ..pero, seguire, solo por que cuando lo hago siento gusto por la lectura. Gracias.
petonicos dolços i tendres.

CARMEN dijo...

Hermoso poema,para una hermosa ciudad como Córdoba.
Un abrazo fuerte.

Alicia dijo...

Preciosa Córdoba. Y por tu culpa Rodolfo, ahora me muero por volver...

Un beso

UB dijo...

Es bonito volver a los sitios de siempre.

Eclipse dijo...

Tantas ciudades retratadas por tantos poetas... y sin embargo hoy me quedo con esa Córdoba que desconozco y anhelo a través de tus palabras.
sin embargo hoy me quedo en estos versos que debilitan mis murallas con esa sencillez y precisión tan sensible.
espero hayas pasado hermsosos momentos en esa ciudad.

lunazul dijo...

Ainss, pero qué bella es Córdoba, qué ganas de volver a perderme entre sus calles.

Muy hermosos tus versos, Rodolfo. Destilan intimidad, belleza; y ese final.. ainss. Eso, que una preciosidad :)

Un abrazo.

Paseando por tu nube dijo...

Especial el poema, la ciudad y seguro, esa parte de tu vida.
Bellos recuerdos de tu paso por el califato
Un beso

maria jose dijo...

Córdoba está en mi lista de ciudades por visitar.Creo que cuando vaya me llevaré este poema conmigo,para que me sirva de guía y para releerlo en su judería,por ejemplo.

Precioso,pero eso no es algo nuevo.

Regina dijo...

Rodolfo, tus poemas son una verdadera maravilla, pero sin duda alguna lo mejor de ellos son esas frases finales tan llenas de imágenes y sentimientos.

Un saludo.

Regina

Una cordobesa dijo...

Lo has conseguido... Me has hecho llorar de FELICIDAD por exaltar el lugar donde he nacido y donde vivo y que a veces tienen que recordarme desde la lejanía de la distancia,que no del corazón, lo maravillosa que es esta tierra.
Esta noche he quedado en el Correo y creeme si te digo que se te echa mucho de menos.
Gracias por quererla tanto como yo.

Romano dijo...

El Bar Correo,increible lugar,alli estara todavia la cerveza Quilmes ??jejeje...
Que buen momento pasamos alli,,